La emisión del capítulo 2 y 3 de Rocío: contar la verdad para seguir viva dejaba infinidad de titulares y señalaba directamente a Amador Mohedano y su hija Rosario como traidores. Rocío Carrasco afirmaba que su tío se habría llevado un porcentaje de la exclusiva de la boda de su sobrina con Antonio David Flores y, además, la habría traicionado llamando a un paparazzi durante la luna de miel: "Mi tío me traicionó", afirmaba con rotundidad.

Amador Mohedano ha negado la mayor siempre que ha salido a la luz esta situación que le persigue desde hace décadas y sigue haciéndolo. Pepe del Real contaba la versión del exmánager en 'El Programa de AR' después de ser acusado por Rocío Carrasco: "Cuando toque sacará este papel para demostrar que es inocente y que no se llevó ni un céntimo", manifestaba.

Artículo relacionado

Horas antes de la emisión de la docuserie, Amador Mohedano entraba en directo en el programa 'Viva la vida' y al ser preguntado al respecto era tajante con sus palabras: "Nunca en la vida he vendido a mi sobrina. Si alguien tiene algo que decir que lo demuestre. Yo de mi sobrina no me he llevado un duro jamás".

Aunque siente pena al ver a Rocío Carrasco en esta situación tan difícil, hay detalles que según su punto de vista distan mucho de la realidad: "Hay muchas cosas que para nada son verdad", le confesaba Amador a Emma García. Sin embargo, el hermano de Rocío Jurado prefiere mantener silencio por el momento: "Me he comprado un sillón de masaje y estoy aquí para ver todo lo que tiene que decir. Me lo estoy apuntando todo", advertía dejando entrever que no piensa quedarse con los brazos cruzados: "No tengo miedo de nada. Cuando he hablado cosas de mi sobrina es porque me he sentido traicionado", sentenciaba.

La brecha entre tío y sobrina es un hecho y en vistas de la actualidad no parece que pueda haber un acercamiento entre ellos.