Lo ha vuelto a conseguir. Alyson Eckmann se ha convertido, otra vez, en la reina de Guadalix. La ganadora de GH VIP ha llegado al Revolution como invitada del hotel y, claro, ha decidido vivir la experiencia al máximo -¡como debe ser!-. Se ha integrado en los conflictos, ha interactuado con todos los concursantes y hasta tiene ya un romance en marcha. Su acercamiento a Rubén ha terminado ya en beso... ¡Y eso que es solo una invitada!

Artículo relacionado

Todo lo que toca se convierte en revolución. Alyson Eckmann ya nos conquistó a todos durante su paso por GH VIP. Su triángulo ¿amoroso? con Marco Ferri y Aylén fue uno de los grandes hitos de la edición y la terminó catapultando hasta la victoria. Aunque no fue solo por eso. Poca gente desprende mejor buen rollo que Alyson. Es simpática, divertida, desprejuicida y sí, un poco patosa, que siempre viene bien.

Su llegada a GH Revolution no podía pasar desapercibida. Acompañada de Kiko Rivera y Carlos Lozano, la presentadora se ha integrado en la casa como si fuese una verdadera concursante. Y ha conseguido, como no, revolucionar a los presentes. Hugo, en cuanto la vio, ya no pudo quitarle los ojos de encima. “Cómo está Alyson”, comentó mientras recordaba que la vio en Mallorca y casi le da un parraque.

Pero si pensaba que tenía algo que rascar, se equivocaba. Alyson se ha decantado por otro de los habitantes de la casa: el guapo Rubén. La parejita tuvo su primer acercamiento en plena fiesta. Alyson se fue a tumbarse en el puente de la piscina, Rubén se acercó a charlar con ella, se fueron aproximando y terminaron besándose. ¡Bombazo! La pasión comenzó a aflorar debajo del puente y no sabemos hasta dónde fueron capaces de llegar...

La dirección del programa debería replantearse las cosas y darle a Alyson la oportunidad de quedarse en la casa. Como observadora, fantasma del pasado o como se les ocurra llamarla, ¡pero que se quede! Esto puedo ser el resurgir de la ganadora de GHVIP. Y lo necesitamos como agua de mayo.