La prematura y trágica muerte de Álex Casademunt ha causado una auténtica conmoción. Los mensajes de dolor se producían nada más filtrarse la noticia. El querido cantante y exconcursante de 'Operación Triunfo 1' fallecía a los 39 años en Mataró a consecuencia de un accidente de tráfico. En el tanatorio de la capital de El Maresme su familia y círculo íntimo protagonizaban imágenes de tristeza insondable mientras David Bustamante, Chenoa, Nuria Fergó, Manu Tenorio y Natalia ponían rumbo a Barcelona para arroparles.

Artículo relacionado

Si bien, en los últimos años, Álex Casademunt se encontraba centrado en ver crecer a su hija Bruna, de tres años, tras su muerte ha trascendido en qué proyectos profesionales concentraba sus esfuerzos y le tenían muy ilusionado. Dos sueños, uno de ellos con su novia, Judit Puig, que se han visto interrumpidos abruptamente por el fatídico accidente que ha acabado con su vida demasiado pronto.

Tal como ha contado Kike Calleja desde el tanatorio de Mataró, solo horas después de que se produjera su muerte "tenía una cita importante junto a su novia". La música y el entretenimiento han sido siempre las dos pasiones de Álex Casademunt, pero en los últimos años había decidido diversificarse y convertirse en emprendedor. Este miércoles era un día clave para ese sueño empresarial, pues Judit y él "firmaban los papeles para abrir una nueva empresa de calcetines", uno de los asuntos en los que estaba enfocando su energía y esfuerzos.

Artículo relacionado

La ilusión por este nuevo proyecto se multiplicaba exponencialmente gracias a otro que estaba desarrollando en paralelo y que estaba, precisamente, vinculado a la gran pasión que le dio a conocer. Y es que Casademunt, después de dos años, iba a "lanzar un single en los próximos días", como ha confirmado en las últimas horas su discográfica. Un trabajo póstumo con gran trascendencia que ojalá pueda ver la luz pronto.