El azar provocó que el pasado sábado Alejandra Rubio se abriera en cuerpo y alma al bajar las escaleras de las sensaciones de 'Viva la vida'. Durante sus duras declaraciones ha sorprendido como la joven ha reconocido sentirse culpable por dejar a su madre sola cuando le diagnosticaron el cáncer por segunda vez:"Con 18 años dije 'adiós' y no permití que nadie se metiera en mi vida. Debería haber esperado... lo pasó tan mal", confesaba visiblemente dolida con su actitud del pasado.

Sin embargo, Terelu Campos aseguró que no tenía nada que perdonar ya que incluso sacó el lado positivo a la soledad: "Que Alejandra se fuera de casa fue mejor para mí para disimular menos el dolor".

Artículo relacionado

Además, la periodista intentó mantener al margen de todo el dolor a su hija y así lo afirmó durante una conexión en directo en el programa de Emma García. Sin embargo, fue la enfermedad de Beatriz, mujer de su padre, que lamentablemente perdió la vida en 2017 a consecuencia de un cáncer la que verdaderamente le provocó un dolor que todavía hoy le cuesta olvidar.

"La enfermedad que viví fue la de la mujer de mi padre y fue tremendo", le reconocía a la presentadora mientras no podía evitar emocionarse. Terelu tomaba la palabra y explicaba cómo vivió la joven esta terrible situación: "Ella consiguió tener una relación con Alejandra que, por edad, era más de amigas, colegas", afirmaba mientras su hija escuchaba atentamente.

Alejandra Rubio

Terelu no se quedó ahí y explicó como "el sufrimiento para Alejandra cuando murió fue terrible. Me acuerdo que hubo un día que le pedí a su padre después de ver a Beatriz que Alejandra no la viera más porque ya no podía ser", recordaba con la voz entrecortada.

Este relato provocó que las lágrimas en la joven y prefirió no ahondar más en este tema tan duro para ella: "Ha sido muy difícil para mí superar esto y ya no más", sentenciaba.