Café, tostadas y una bolsa de patatas. Este fue el ‘botín’ que Albert Rivera y Malú se agenciaron a primera hora de la mañana para continuar con la que ha sido su primera escapada tras la dimisión del político. El líder de Ciudadanos dejaba su puesto al frente de su partido y casi inmediatamente organizaba una escapaba con la cantante para alejarse del foco mediático. No contaba con que alguien iba a captar imágenes de ambos a primera hora de la mañana en un bar de carretera cercano a Madrid. ¿Dónde se dirigía la pareja? ¿Qué planes tiene para los primeros días de retiro político?

Artículo relacionado

Son poquísimas las imágenes que se han filtrado de Albert Rivera y Malú juntos. La pareja ha guardado toda discreción posible para evitar ser vistos por la prensa. Tan solo una breve salida a un centro comercial y algún viaje en coche en los varios meses que dura la relación sentimental. Hasta que el político se ha retirado de la primera línea de la actualidad para dedicarse a su vida privada. Pocas horas después, ya habían sido vistos en un bar de carretera a las fueras de Madrid.

La pareja, visiblemente nerviosa y con cara de pocos amigos, paraba a desayunar a primera hora de la mañana, tal y como se podía comprobar por el vídeo grabado por un testigo al que tuvo acceso ‘Sálvame’. Rivera y Malú pedían café, tostadas con tomate y una bolsa de patatas y corrían a refugiarse, de nuevo, en el coche. ¿Cuál podría ser su destino de ‘vacaciones’? ¿Extremadura?

¿Dónde se dirigen?

Por la situación del bar en el que pararon, a una hora más o menos de Madrid en dirección a Extremadura, no es descartable que la pareja haya vuelto a pensar en Portugal como destino. No es la primera vez que se filtra unas vacaciones en el país vecino, aunque de la primera ocasión no existen imágenes que lo corroboren. Allí podrían desconectar y evitar ser captados por cámaras indiscretas en su día a día.

También podría ser, como apunta la revista Hola, que Malú hubiese optado por pedirle a su amigo Alejandro Sanz unos días de descanso en la finca que posee en Jarandilla de la Vera. Un paraíso al que el cantante recurre en numerosas ocasiones y donde se dio el ‘sí, quiero’ con su actual expareja, Raquel Perera.