Alba Carrillo y Feliciano López vuelven a los juzgados, aunque no físicamente. Nos explicamos. La modelo ha interpuesto una demanda reclamándole al tenista 500.000€ pero los que se han visto la cara han sido sus abogados. Esa cantidad correspondería a la parte que tendría que haber sido para Alba del dinero que ganó Feliciano durante los primeros seis meses de matrimonio en los que se tenían bienes gananciales.

A los seis meses de haberse dado el sí quiero, Alba y Feliciano firmaron unas capitulaciones para realizar la separación de bienes. Esas capitulaciones contenían una cláusula de que Alba afirma que no sabía nada. Se trataba de un punto que fijaba que esa separación de bienes tenía carácter retroactivo y que debía aplicarse a esos meses previos. Sin embargo, la modelo asegura que ella no había sido informada y que firmó "engañada".

Durante esos primeros seis meses de casados, Feliciano habría ganado un millón de euros, de ahí que Alba reclame la mitad que le correspondería al haber contraído matrimonio en régimen de gananciales y si efectivamente y como ella reclama, la separación de bienes hubiera entrado en vigor desde el día de su firma.

De momento, la expareja no ha tenido que volver a verse las caras con motivo de esta nueva disputa, de hecho, Feliciano se encuentra en la otra punta del mundo disputando el Open de Australia. Así que habrá que esperar para ver a quién da la razón la justicia en este asunto porque puede que queden otros pendientes. El tenista ya anunció que iba a demandar a Alba y a su madre, Lucía Pariente, ya que según afirma, ha perdido numerosos contratos publicitarios por la mala imagen que ellas le habrían dado.

La colaboradora está teniendo un inicio de año muy movidito y es que acumula varias causas pendientes con la justicia. Pero sin duda, la que más le preocupa es la que tiene que ver con el enfrentamiento que mantiene con Fonsi Nieto por la custodia del hijo de ambos.