Si ya nos sorprendió saber que uno de las parejas más sólidas del panorama nacional (con treinta años de feliz unión a sus espaldas) se separaba, mucho más que, menos de un año después, uno de sus protagonistas haya pasado de nuevo por el altar. Este pasado 30 de septiembre, el director de El Español, Pedro J. Ramírez, anunciaba que se había casado en la intimidad de su casa con su pareja, la abogada Cruz Sánchez de Lara. Y daba a conocer la inesperada noticia con una imagen publicada en Twitter en la que los recién casados posan subidos a un muro, con gesto divertido y cogidos de la mano.

Artículo relacionado

La relación entre Pedro J. y Agatha Ruiz de la Prada ha acabado totalmente maltrecha, hasta el punto de que la diseñadora ha llegado a declarar que no quiere saber nada de él. La primera sorprendida por la drástica decisión de quien se había convertido en su marido tres meses antes, en verano de 2016, había sido ella y se sentía "traicionada". Ahora, a su vuelta de la Semana de la Moda de París, e interceptada en el aeropuerto, no ha podido esquivar la incómoda cuestión, que la persigue desde que Ramírez apareció en público con Cruz a los pocos días de conocerse su separación.

¿Y cuál ha sido la reacción de Agatha Ruiz de la Prada ante el 'sí, quiero' de su expareja? Primero, no evitar responder, pero ha dejado claro que ambos juegan ya en ligas distintas. "Me da igual", ha dicho a ¡Hola!. Ahora mismo para ella, y después de haber perdido 18 kilos (que poco a poco va recuperando) en pocos meses debido al desgaste que le ha producido el proceso de divorcio, es que ella se encuentra "muy bien".

Agatha sigue su camino, centrada en las satisfacciones que le da su trabajo, declaró hace tiempo que se siente una mujer renovada, con intereses renovados y con ganas de aprender cosas nuevas. Y, sobre todo, con más ganas de "tener nietos, que novios", como ha declarado también en ¡Hola!.