Adriana Abenia ha protagonizado un impactante reportaje para Lecturas en el que ha hablado de las duras semanas que ha vivido tras serle descubierto un bulto en el pecho y ser operada de urgencia. Pero también ha hablado de su vida en pareja y de la maternidad. Su hija Luna es el amor de su vida, por la persona que más temió cuando descubrió lo que le ocurría en su cuerpo. Ahora, más tranquila, nos ha hablado de su pequeña, y se le cae la baba.

Artículo recomendado

Adriana Abenia se confiesa: "Cuando me detectaron el bulto en el pecho, lo primero que pensé fue en mi hija"

Adriana Abenia se confiesa: "Cuando me detectaron el bulto en el pecho, lo primero que pensé fue en mi hija"

"Soy un caramelito [risas]", nos cuenta Adriana Abenia sobre lo que ha supuesto la maternidad para ella. Ahora se considera una mujer más dulce y tranquila: "A mí ser mamá me ha hecho mejor persona. De verdad. Y fíjate que no volvería repetir hazaña, pero sí".

Adriana Abenia no tuvo un embarazo fácil y las primeras semanas con la bebé, que ya tiene casi dos años y medio, en casa fueron una locura. Adriana Abenia y su pareja están convencidos de que "con una es suficiente". "Yo sigo teniendo muchos sueños por cumplir, no solo los de mi hija, que haré lo posible para que se puedan hacer realidad. Luna me ha salido tan buena... Un segundo no me sale así de bueno ni en broma. Ni haciéndolo por catálogo", ha explicado a Lecturas con su particular sentido del humor.

Adriana Abenia
A. Garófano

Pero la colaboradora televisiva ha ido más allá. Su hija es un amor, pero el tema de la maternidad tiene mucha más enjundia de lo que parece. "He estado sin dormir dos años seguidos. Pierdes calidad de vida, pero ganas otras tantísimas cosas que, claro, te compensa. Pero esto no te lo cuentan, es la gran realidad de la maternidad".

Adriana Abenia y su hija Luna

"Luna es fabulosa y no la cambiaría por nada del mundo. Sí, me ha cambiado la vida a mejor, pero en otras cosas he perdido. Ya no tengo esa libertad de movimientos de antes. Luna, como todos los niños, tiene pilas Duracell y exige mucha dedicación. Da igual si estás bien o mal, no puedes decirle: 'Oye cariño, hoy me lo cojo de fiesta", ha explicado totalmente convencida de que con la preciosa familia que ha creado tiene más que suficiente.