A Anabel Pantoja no la frena nada ni nadie. Ni si quiera un peroné partido. La colaboradora, que sufrió una dolorosa caída hace dos semanas, se recupera en Canarias tras ser operada de la pierna, que ahora debe llevar enyesada. A pesar de las muletas, la escayola ¡y hasta la silla de ruedas! la prima de Isa Pantoja ha disfrutado de una escapada a Las Palmas con su chico, Omar, y ha aprovechado cada instante de sus mini vacaciones, aunque hay algo que le ha dejado mal sabor de boca…

Artículo relacionado

Anabel Pantoja y su novio organizaron estos días de asueto en Las Palmas para relajarse y disfrutar de lo que la isla tenía que ofrecerles: desayuno en una terraza, visitas a amigos, comerse una pizza como el vuelo de una mesa, cócteles al atardecer ¡menuda vidorra! Y todo esto con una temperatura que es una verdadera delicia.

Sin duda, Anabel Pantoja acumulaba tardes malas en ‘Sálvame’ y se merecía un descanso. La semana pasada fue muy complicada para ella pues se vio envuelta en el conflicto entre su primo y su tía, y con ninguno quiere quedar mal ni hacerle sentir incómodo; esto trae consigo que la que acaba hecha polvo es ella y, muchas veces, pagando los platos rotos de su familia. En uno de sus momentos de mayor estrés, llegó a enfadarse con Belén Esteban y hasta a confesar cuánto cobra cada vez que colabora en la corrala show, incluso ahora que no puede ir a plató.

Artículo relacionado

Como premio a todos esos malos ratos, Anabel y Omar se recompensaron con su viajecito a Las Palmas donde, a pesar de tantos buenos momentos vividos, la andaluza se quedó con ganas de más. Hubo un instante en el que sintió mucha rabia por no poder disfruta 'al completo' de la riqueza de la isla debido a sus actuales circunstancias. ¿Queréis saber de qué se trata? ¡Dadle al play!