Conviene saber contener la lengua en los momentos de mayor estrés, pues uno puede acabar revelando secretos como le ha pasado Anabel Pantoja, a quien su enfado en ‘Sálvame’ solo le ha valido para una cosa: para que todo el mundo sepa cuál es su sueldo.

Artículo recomendado

EXCLUSIVA Anabel Pantoja, el gesto muy feo con Asraf Beno que molestará a toda su familia

EXCLUSIVA Anabel Pantoja, el gesto muy feo con Asraf Beno que molestará a toda su familia

Anabel Pantoja, el jueves en ‘Sálvame’, vivía una de sus tardes más complicadas y con más frentes abiertos. Y eso que no estaba si quiera en plató. Desde hace 10 días, la colaboradora hace conexiones puntuales con el programa debido a la convalecencia que guarda a raíz de su operación de peroné, tras sufrir una dolorosa caída mientras practicaba un deporte acuático. La sobrina de Isabel Pantoja tenía que responder a los problemas que existen entre su tía y su primo, su supuesta mala relación con sus suegros y a todo se sumaba un nuevo conflicto con su amiga Belén Esteban por hablar de la persona que más le importa. La tensión iba en aumento y la sevillana afincada en Canarias acababa explotando contra dirección de la corrala show.

Artículo recomendado

Anabel Pantoja: así es la villa de lujo en la que está pasando su recuperación

Anabel Pantoja: así es la villa de lujo en la que está pasando su recuperación

“Anímicamente estoy mal y los disgustos no me vienen bien. Tengo el peroné partido y aunque a ellos les importe una mierda, yo anímicamente estoy mal, jodida y estos disgustos no me vienen bien”, decía Anabel Pantoja a puntito de perder los nervios y hablar más de la cuenta. Ella repetía que no quería entrar en el conflicto de una madre y un hijo, y menos, “por 600 euros” ¡Ya está! ¡Saltó la liebre! Mucho se ha hablado de lo que cobran los colaboradores de ‘Sálvame’ cada vez que son convocados, pero hasta ahora no había ninguna certeza. Ha tenido que ser una Anabel puesta al límite a la que se le ha escapado uno de los secretos mejor guardados de la televisión. "Si me echan, me daría pena, entiendo que mi familia sea actualidad pero he decidido no entrar en una guerra”, remataba, dejando muy claro que no piensa vender a su familia.