Alex Scott se ha hecho famosa sin pretenderlo. Viajó hasta Qatar como reportera de la BBC. Su labor era cubrir la información deportiva del Mundial de Fútbol, pero un simple (pero valiente) gesto ha hecho que su imagen se haga viral. La reportera de la cadena británica ha desafiado las férreas leyes morales de Qatar al apoyar de forma expresa al colectivo LGTBIQ+. Llevaba un brazalete con el arcoíris con el lema ‘One love’. El mismo que han querido llevar diferentes selecciones (entre ellas Inglaterra) pero que finalmente, por miedo a las repercusiones, no han usado.

Artículo recomendado

Dónde ver todos los partidos del Mundial de Qatar 2022: canales y precios

Dónde ver todos los partidos del Mundial de Qatar 2022: canales y precios

La reportera de la BBC asistía al primer partido del Grupo B, entre Inglaterra e Irán, celebrado en el Khalifa International Stadium. Portaba a pie de campo el brazalete con el lema ‘One Love’, el que debería haber llevado el capitán de Inglaterra. Sin embargo, una advertencia de la FIFA que decía que a los capitanes que lo llevasen verían una tarjeta amarilla en el minuto 1 de juego. Pero las sanciones no quedarían ahí. Tanto el jugador como la Federación recibirían una sanción económica.

Pocas selecciones pueden permitirse recibir una amarilla en los primeros minutos de entrada. Alex Scott sabe lo perjudicial que esto puede llegar a ser para su selección. La mayor parte de su carrera deportiva la jugó como lateral derecha en el Arsenal, aunque también fue convocada, durante 13 años, por la Selección de Inglaterra. Decidió pasar sus últimos años como profesional en la liga americana Women's Professional Soccer con los Boston Breakers.

No es la primera vez que Scott rompe moldes. Tras su retirada en 2018, se incorporó a la plantilla de la BBC. Siempre ha defendido la lucha por la igualdad en el deporte: "Se están logrando avances, pero tenemos un largo camino por recorrer, en todos los sectores. La conversación es muy importante y debemos seguir hablando de ello". Y también lo hace con el documental sobre el fútbol femenino 'The future of woman's game', el que ha dirigido y estrenado este año.

Alex es una luchadora. Tuvo una infancia complicada y la plasmó en su libro biográfico, ‘How (Not) to Be Strong’. En él, relata sus primeros años de vida y acusa a su padre de violencia doméstica y abuso contra ella y contra su madre. "Todo lo que podía hacer era acostarme allí y rezar para que mi madre estuviera viva por la mañana", escribió la reportera. Estos episodios le provocaron que problemas de salud mental y una dependencia del alcohol. “Recuerdo pasar frente al espejo y mirarme. No podía entender por qué estaba llorando sin control porque desde afuera, todo estaba bien”, escribió. “Estaba tan triste y bebía mucho alcohol. Me dije: 'No puedo continuar así. Tengo que pedir ayuda. Y lo hice".

Actualmente, Alex Scott acumula más de un millón y medio de seguidores en sus redes sociales (1,7 millones en Instagram). Ha aparecido en portadas de revistas como ‘Women’s Health’ o ‘Styles’. Ante las cámaras, su parecido con Megan Markle se hace innegable. Puede que tenga que ver con que la comentarista deportiva es hija de madre irlandesa y padre jamaicano, mientras que los orígenes de Meghan son afroamericanos e ingleses.