'Pasapalabra' se vistió de campeón para celebrar su programa número 500 (en esta nueva etapa en Antena 3). Para ello, reunió a sus dos únicos ganadores: Pablo Díaz y Sofía Álvarez. Pelearon por un bote especial de 100.000 euros, aunque sin los habituales nervios. Protagonizaron un ajustado duelo que cayó, finalmente, del lado del canario, que se quedó a solo una letra de hacerse con el premio. Sin embargo, su reaparición en televisión también nos sirvió para saciar la curiosidad de saber en qué se han gastado sus botes de 'Pasapalabra'.

Artículo recomendado

'Pasapalabra' celebra sus 500 programas con un duelo de altura

'Pasapalabra' celebra sus 500 programas con un duelo de altura

Pablo Díaz se llevó 1,8 millones de euros a casa el pasado 1 de julio. Se hizo con dos de sus consolas preferidas, una Nintendo 64 y en una Nintendo Switch, según contó a Susanna Griso en 'Espejo Público' apenas unas horas después de la emisión del programa en el que respondía correctamente a las 25 palabras de El Rosco de 'Pasapalabra'. Ahora sabemos también que se ha comprado una casa: "El bote era de 1.828.000 euros, y un pellizco importante lo destiné en poder independizarme. Me compré una casa aquí en Madrid, que es algo que quería hacer desde hace mucho".

"El resto me lo he guardado para tenerlo de colchón. Nunca se sabe. Sobre todo para permitirme poder seguir estudiando. Acabé recientemente un máster de cine y me gustaría ahora poder hacer otro de Composición, así que puedo tirar de ese dinero", dijo Pablo a Roberto Leal.

Artículo recomendado

¿Qué ha sido de Pablo Díaz, ganador del bote de 'Pasapalabra'?

¿Qué ha sido de Pablo Díaz, ganador del bote de 'Pasapalabra'?

Sofía, que ganó 466.000 euros, también ha destinado parte del dinero a los estudios, pero los de sus hijos: "Tampoco me los he gastado todos porque es mucho dinero. He regalado un curso a mi hijo de Adaptación pedagógica, y a mi hija le he regalado uno de Derecho británico". Pero también hay una parte que se la ha dedicado a ella misma. "Me he comprado un armario empotrado. Tenía mucha necesidad después de 30 años, y lo que me encantó en la tienda fue cuando me hablaron de la financiación. Puse cara, creo que no muy chula, y le dije 'creo que no va a hacer falta'. Fue la primera vez en mi vida que pude decir esa frase", dijo entre risas. "Ahora me sobra sitio en mi casa".

Pero la ganadora del Bote de 'Pasapalabra' también tuvo que hacer frente a una cura de humildad, algo que contó entre risas a los invitados. "Sí, me han parado por la calle, y tengo que decir que se te sube en seguida el ego. Una vez estaba en un bar y había unos chicos que me miraban mucho y yo: 'sí, soy yo', pero me dijeron: 'que no nos dejas ver el partido'", relató. "Como cura de humildad me parece ideal".