Aunque parezca que en verano vivimos en la dictadura de los vestidos y no hay otra prenda que pueda hacerle frente, lo cierto es que estos diseños se convierten en los protagonistas por méritos propios, sin necesidad de imponerse a la fuerza o tener que dar un golpe de estado estilístico. Infinitamente más versátiles que otras prendas, los vestidos también se convierten en los protagonistas de los looks + 50 más elegantes y estilosos. Sólo bastan con apostar por un vestido holgado y combinarlo con unas cuñas de esparto y unos complementos llamativos para tener un outfit de impacto con poco o ningún esfuerzo.

Vestidos básicos de fondo de armario, los diseños holgados sí que suelen ocupar los primeros puestos en el ranking de prendas indispensables del verano, aunque conviene distinguir entre un diseño holgado y un vestido vaporoso. Los primeros suelen ser más sencillos e informales, perfectos para el día a día y no tener que darle muchas vueltas al look. Sin embargo, los segundos, que suelen ser también holgaditos, tienen un halo de romanticismo y elegancia que los hace mucho mejores a la hora de plantearnos un look veraniego que estilice. Sobre todo, en el caso de las mujeres de 50.

Un paso por delante al resto en lo que a planteamientos de looks se refiere, las mujeres de 50 no sólo buscan la comodidad a la hora de fichar un vestido. Éste también debe cumplir con una serie de características que inviten a llevarlo en toda clase de contextos y circunstancias más especiales. A diferencia de los vestidos holgados, los vestidos vaporosos suelten tener cortes mucho más favorecedores y con los que evitar el temido efecto saco. Por lo general, el efecto constante movimiento siempre suele darse en estas prendas, lo que hace que sean mucho más favorecedores. Esta selección de 10 vestidos vaporosos de Mango que estilizan a los 50 lo demuestran.

Vestidos vaporosos VS vestidos holgados

A pesar de que parezcan vestidos similares y compartan muchas características, lo cierto es que no son exactamente iguales. Los vestidos vaporosos son mucho más ligeros y, generalmente, están confeccionados con materiales mucho más fluidos y livianos, como la seda o la gasa, y eso les proporciona mucho movimiento. El corte, además, sigue las líneas de la propia figura femenina, sin ajustarse, para crear una silueta muy elegante. En algunas ocasiones, estos vestidos cuentan con detalles que le aportan todavía más movimiento, como volantes o capas. A diferencia de los vestidos holgados, suelen protagonizar looks de inspiración romántica y con un toque sofisticado.

En el caso de los vestidos holgados, suelen tener como base la comodidad y la libertad de movimiento, por eso son bastante sueltos y amplios. El corte no sigue las líneas de la figura femenina, dibujando una silueta mucho más relajada. El material no juega un papel tan relevante, y la mayoría de las veces suelen estar confeccionados en algodón. Si los vestidos vaporosos eran ideales para protagonizar estilismos de inspiración romántica, los diseños más holgados son perfectos para estilismos con un rollo más boho.

10 vestidos vaporosos de Mango que estilizan a los 50

1 /10
Con volantes y en animal print

Mango

1 / 10
Para un evento

Mango

2 / 10
Con diferentes estampados

Mango

3 / 10
Con volante en el bajo

Mango

4 / 10
Plisado

Mango

5 / 10
Todo al rojo

Mango

6 / 10
Con estampado tropical en rojo

Mango

7 / 10
Cruzado a la cintura

Mango

8 / 10
Con estampado salvaje

Mango

9 / 10
Ajustado a la cintura

Mango

10 / 10