De Miami a Madrid y de ahí a Egipto. La vida de los hijos de Julio Iglesias e Isabel Preysler no ha sido demasiado normal. Al menos, para los ojos de los que no hemos formado parte de la ‘jet set’. Corría el año 1987 cuando la pareja formada por Isabel Preysler, entonces en trámites de separación del marqués de Griñón, y Miguel Boyer decidieron darle un sorpresa a Chábeli a su llegada a España. La joven había pasado unos meses en Miami con su padre y creía, pobre, que tendría que ‘aburrirse’ en casa de su madre. ¡Nada de eso! Tal como aterrizó, directa a Egipto. ¿Se puede pedir algo más?

Artículo relacionado

Dieciséis años y ya viajando por el mundo. Chábeli Iglesias se encontraba viviendo en Miami con su padre cuando su madre, Isabel Preysler, quiso organizarle una escapada secreta con motivo de sus vacaciones de pascua. ¿El destino? Egipo. ¿La compañía? Inmejorable. Miguel Boyer, con el que Preysler llevaba ya dos años de relación, y una de las mejores amigas de Chábeli, Susana Rodríguez. Los cuatro emprendieron camino a la tierra de los faraones y no se lo pudieron pasar mejor. Que si una visita a las pirámides, que si ahora la esfinge, que si unas fotos, un viaje de ensueño que dejó claro que la relación de la exmarquesa y el entonces presidente del Banco Exterior iba viento en popa.

Chábeli Iglesias con Isabel Preysler y Miguel Boyer 03

Isabel Preysler, Miguel Boyer y Chábeli Iglesias, de viaje en Egipto

Isabel y Miguel vivían su amor a la espera de que se formalizase ya el divorcio de Carlos Falcó. “Me gustaría casarme antes de final de año”, confesaba Isabel en exclusiva para ‘Lecturas’. Un deseo que ocurrió, convirtiéndose el político en su tercer marido -por el momento- y uno de los hombres fundamentales en su vida. Resulta del todo curioso verles en la intimidad, junto a la hija de Isabel, paseando entre pirámides y posando como la familia feliz que eran y siguieron siendo. ¿Quieres verlo? Todas las imágenes de esperan en el último número de ‘Lecturas Años Dorados’, la revista que recupera el glamour de siempre pero con el toque fresco y divertido de ahora. ¡Corre a tu kiosco favorito!