El álbum privado del viaje a Egipto de Isabel Preysler y Miguel Boyer junto a una adolescente Chábeli Iglesias

Isabel estaba a la espera de divorciarse del marqués de Griñón para casarse con Miguel Boyer, con el que convivía desde hacía dos años

Montse Jolis
Montse Jolis

Periodista especializada en corazón y sociedad

Isabel Presyler y Miguel Boyer
Archivo Lecturas

Menuda sorpresa le tenía preparada a su hija mayor, Chábeli, la mujer que acaparaba todas las portadas de las revistas del corazón, Isabel Preysler. Corría el año 1987 y Chábeli estaba viviendo en Miami junto a su padre y sus dos hermanos Julio y Enrique y en Semana Santa de aquel año viajó a España con una amiga, Susana Rodríguez, para pasar unos días con su madre y con su hermana pequeña, Tamara Falcó, que por aquel entonces tenía solo cinco añitos.

Escapada sorpresa

Isabel Preysler había estado preparando en secreto una escapada a Egipto, asesorada por Miguel Boyer, quien además de exministro de Economía y Hacienda y, en aquella época, presidente del Banco Exterior de España, era un consumado egiptólogo, pasión que logró contagiar a Isabel.

Isabel Preysler, Miguel Boyer y Chábeli

Isabel Preysler, Miguel Boyer y Chábeli, que entonces tenía 15 años.

Archivo Lecturas

La pareja formada por Isabel Preysler y Miguel Boyer vivía los momentos más felices de su relación. Su romance fue todo un bombazo en la prensa y dio pie a lo que en aquellos años se conoció como la 'beautiful people', esto es, personalidades del entorno del gobierno de Felipe González, empresarios y millonarios que empezaron a relacionarse con personas más próximas al mundo del corazón.

En ese elitista grupo podían incluirse nombres como los de Mario Conde, Mariano Rubio, los Albertos (Cortina y Alcocer), las hermanas Koplowitz, Carmen Posadas, Marta Chávarri... Y por supuesto, Miguel Boyer e Isabel Preysler, sin duda, los más mediáticos de todos ellos.

Isabel Preysler, Miguel Boyer y Chábeli

El viaje lo preparó Isabel para sorprender a su hija.

Archivo Lecturas

Cinco años como pareja y dos años viviendo juntos

Isabel y Miguel llevaban varios años de relación. Empezaron a tontear en 1982 –año en el que Felipe González llegó al poder– y tres años después, cuando la noticia de su romance saltó a los medios de comunicación, tras varios años de encuentros secretos, decidieron irse a vivir juntos. Ella estaba aún casada con Carlos Falcó, marqués de Griñón, y él, con la ginecóloga Elena Arnedo.

La revista Lecturas relataba así el viaje a Egipto de la pareja y de la hija mayor de Isabel Preysler y Julio Iglesias. "Chábeli no sabía que a su llegada a Madrid, procedente de Miami –donde está pasando este año con su padre, Julio Iglesias–, su madre le reservaba una sorpresa para las vacaciones de Pascua: nada menos que un viaje a Egipto".

Las pirámides, su primer objetivo

Isabel Preysler, Miguel Boyer y Chábeli

Recorriendo las pirámides de Giza.

Archivo Lecturas

Por supuesto, una visita obligada cuando se viaja por primera vez a Egipto son las famosas pirámides. "Acompañados por una amiga de Chábeli, Susana Rodríguez, los cuatro emprendieron rumbo hacia El Cairo; allí, nada más llegar, se trasladaron a las pirámides, donde la admiración se reflejó en los rostros de Isabel y su hija. Miguel ya había estado allí", explicaba Lecturas.

Miguel Boyer, un experto en el Egipto de los faraones, fue el cicerone perfecto para Isabel, Chábeli y su amiga. Gracias a sus explicaciones, todas pudieron imbuirse de la cultura del antiguo Egipto y del significado de tan emblemáticas construcciones.

Isabel Preysler, Miguel Boyer y Chábeli

Chábeli viajó a España desde Miami, donde vivía con su padre, Julio Iglesias.

Archivo Lecturas

"Durante su recorrido, visitaron la pirámide de Keops, la única que puede verse por dentro: luego siguieron hasta la de Kefrén y Micerino y, posteriormente, la Esfinge", comentaba Lecturas.

La esfinge, parada obligatoria

Chábeli y su amiga Susana se mostraban impresionadas con la Esfinge, que completa el conjunto arquitectónico de las pirámides de Giza y que es parada obligatoria para todo visitante.

Isabel Preysler, Miguel Boyer y Chábeli

Isabel y Miguel fotografían a Chábeli ante la esfinge.

Archivo Lecturas

El grupo, que disfrutó unos días por tierras egipcias, también tenía la intención de hacer un crucero por el Nilo. Durante ese crucero, además de conocer todas las características de lo que supone el gran río para los habitantes del país, se visitan varios templos que se erigen a sus orillas, como el de Horus, Filae y, por supuesto, los de Luxor y Karnak, entre otros, así como el Valle de los Reyes, otra de las visitas que los turistas no deben pasar por alto.

A la espera del divorcio

La felicidad de Isabel Preysler era indudable –se dice que Miguel Boyer fue el marido al que más amó– y estaba deseando casarse con él. Boyer ya se había divorciado de Elena Arnedo, pero Isabel estaba esperando que su divorcio del marqués de Griñón se hiciera efectivo.

"Me fascinó". Así reconocía Isabel  Preysler el impacto que le produjo Miguel Boyer  cuando lo conoció, durante las famosas lentejas de Mona Jiménez, una cita en la que la relaciones públicas reunía a famosos de todo tipo y condición. Tras esas lentejas, los matrimonios formados por Isabel Preysler y Carlos Falcó, y Miguel Boyer y Elena Arnedo, se hicieron muy amigos. El entonces ministro de Economía también quedó subyugado por el encanto de la exmujer de Julio Iglesias.

Dos años "maravillosos"

En 1987, la revista Lecturas publicaba: "La pareja, que lleva conviviendo dos años 'maravillosos', está feliz porque Isabel está a punto de firmar el divorcio del marqués de Griñón y podrá casarse".

El deseo de Isabel casi se cumple al cien por cien. "Me gustaría casarme con Miguel antes de final de año", confesó la filipina, en exclusiva, a la revista Lecturas. Lo cierto es que su boda se celebró en una fría mañana del 2 de enero de 1988 en el juzgado de la calle Pradillo de Madrid.

Boda secreta

Isabel y Miguel habían sido capaces de mantener el secreto de su boda hasta con sus propios hijos. Se levantaron aquella mañana, dejaron a los hijos de Isabel durmiendo, y se dirigieron al juzgado que, por influencias de Boyer, lo abrieron para ellos aún siendo festivo.

Isabel Preysler y Miguel Boyer boda

Isabel Preysler y Miguel Boyer se casaron en secreto el 2 de enero de 1988.

Archivo Lecturas

 

El juez que los casó, José María Ferrer de la Fuente, se enteró del acontecimiento apenas dos días antes, según reveló a la revista Tiempo: "Me enteré dos días antes de que iba a ser yo quien les casara. Desde altas instancias nos recomendaron discreción absoluta. El motivo que alegaron era que la noticia podía provocar una alteración del orden público y de ahí la petición de la pareja".

Juntos tuvieron una hija, Ana Boyer, nacida el 18 de abril de 1989. Era el quinto vástago para Isabel y el tercero para Miguel. El amor duró hasta el fallecimiento del exministro el 14 de septiembre de 2014, a consecuencia de las secuelas que le dejó un derrame cerebral sufrido dos años y medio antes.

Loading...