La actitud "chulesca y altiva" de Daniel Sancho pone en jaque su juicio por asesinato en Tailandia

El juez llamaba la atención a Daniel Sancho en las primeras horas del juicio por su actitud en las preguntas que hacía a los testigos citados

Pablo Casal
Pablo Casal

Coordinador digital de Lecturas

Daniel Sancho
Antena 3

Todavía es muy pronto para sacar conclusiones de lo que se está presentando en el juicio contra Daniel Sancho en Tailandia, donde se van a ir exponiendo indicios y testimonios clave para que el juez pueda dictar sentencia cuando considere si es inocente o culpable de los delitos que se le imputan. Además de las advertencias por mantener en secreto lo que ocurre en la sala, el magistrado ha querido apercibir a los asistentes y al propio acusado para guardar las formas en la Corte provincial de Samui donde se están celebrando las primeras vistas para esclarecer los hechos a los que nos remontamos. 

El beneficio de la duda y las líneas rojas del juicio de Daniel Sancho

Tal y como ha venido informando el equipo de letrados en España de la familia de Edwin Arrieta, la autoridad judicial está permitiendo "formular preguntas a él directamente a los testigos", refiriéndose al acusado. "Hemos visto a Daniel muy seguro de sí mismo, no hemos visto que tuviera ninguna sensación de arrepentimiento y las garantías procesales que está teniendo son bastante amplias", comentaba en el coche a su salida de la Corte, tal y como publicaba 'La Vanguardia' en su canal de 'YouTube'. 

La legislación tailandesa ofrece esa posibilidad para que se intercambien preguntas y que estas se puedan dar también desde el lugar del imputado, pero hay unos límites y según informaba el reportero de 'Vamos a ver' desplazado a Koh Samui, Álvaro López Serrano, amonestó al chef porque se habría excedido en ese "privilegio" con el que cuenta para poder afinar su versión o contrastarla con la con la de los diferentes testigos que figuran en la extensa lista para estas cuatro semanas de juicio. 

Las respuestas de su padre, el actor Rodolfo Sancho, a su salida del organismo judicial, también sorprendían a los medios de comunicación que esperaban en la escalinata: "¿Vais a estar un mes así en serio? Va, por favor". Además, quitaba importancia a la pregunta de otro compañero, tal y como mostraba el programa 'Más vale tarde', cuando le preguntaban por la declaración como no culpable de su hijo y él le recordaba que eso ya ocurrió "hace ocho meses, amigo". Finalmente, pidió que las cámaras y los periodistas se apartaran porque no le estaban permitiendo "ni siquiera ver dónde está el coche". 

Actitud "chulesca y altiva" de Daniel Sancho en la primera jornada y un cambio radical

El citado periodista del programa comandado por Joaquín Prat ha denunciado en el segundo día el "cerrojazo informativo considerable" al que se están teniendo que enfrentar todos los compañeros desplazados a Tailandia y es una sensación que, dice, comparten los medios de comunicación del país asiático que están dando cobertura a la cita judicial. El juez, ha contado en su crónica, "ha elevado el tono" en esa prohibición de filtrar cualquier cosa que ocurra dentro de la sala y pueda poner en peligro la buena marcha de las sesiones, así como para evitar que pueda intervenir algún juicio paralelo. 

Artículo recomendado

Según lo que ha podido saber López Serrano, la actitud habría cambiado en 24 horas y si las fuentes a las que han consultado les aseguraban que Daniel Sancho se mostraba en la primera vista "chulesco y altivo", no ha sido así en la segunda jornada, donde se ha podido ver al acusado "más relajado" y ha vuelto a utilizar esa prerrogativa para levantarse a preguntar a dos de los testigos citados para declarar en la segunda sesión del juicio en la Corte de la isla de Samui. "Dijo que actuaba así porque se estaba jugando literalmente la vida", ha informado el periodista tras hablar con las personas que pudieron comprobar lo que proyectaba el acusado en las primeras horas ante el tribunal.

Un comportamiento así bastante diferente al de la sesión uno, de la que ha trascendido que el joven chef ha hecho más preguntas a los testigos que sus propios abogados. Incluso con valoraciones. Y es que el juez tuvo que llamarle al orden: "usted no está para valorar ni conjeturar. Sí para preguntar, porque el código tailandés lo permite".

Para saber cuál es el estado de ánimo del acusado de primera mano, los medios tratan de preguntar a su padre y a su madre, pero reina la ley del silencio y en el caso de Rodolfo, como decíamos, las palabras no han sido recibidas como amables por los periodistas. Su actitud no es la misma que la que hemos podido ver en el testimonio exclusivo que ha ofrecido desde la isla canaria de Fuerteventura, donde reside, para la plataforma 'HBO Max' en el episodio 0 de la serie documental 'El caso Sancho', que se irá publicando conforme avance el juicio contra su hijo en Tailandia. 

Loading...