En el último acto oficial al que Meghan Markle ha acudido la duquesa de Sussex ha vivido un momento de tierra trágame. La mujer del príncipe Harry ha asistido a un acto que rinde homenaje a los militares que participan en la Segunda Guerra Mundial. Un evento en el que la sobriedad y la seriedad han estado muy presentes. Hasta que ha sucedido algo que ha tenido a Meghan como protagonista que ha restado la atención a todo lo demás y que se ha convertido en uno de los instantes más comentados del acto.

Artículo relacionado

La duquesa de Sussex ha saludado a uno de los militares veteranos de una forma muy cariñosa. Meghan Markle no ha dudado en darle un abrazo y en hablar amigablemente con él. Y de repente… ¡Se han dado cuenta de que la duquesa de Sussex le había manchado la chaqueta! Al saludarle la mujer del príncipe Harry ha acercado su rostro a la prenda y el maquillaje ha hecho de las suyas quedándose marcado en la ropa de este buen hombre. Lejos de enfadarse él se lo ha tomado de la mejor forma. Se ha empezado a reír, le ha dicho a la mujer del príncipe Harry que no se preocupara y ha hecho que todo se quedara en una de las anécdotas más divertidas del acto.

Meghan y su momento de apuro

Y a Meghan el momento de apuro le ha valido para mostrarse muy cercana. La duquesa de Sussex ha hecho gala de su naturalidad y ha demostrado que a ella le pasan las mismas cosas que al resto de mujeres. No es ni la primera ni la última a la que el maquillaje juega esta mala pasada. Y nadie como Meghan para salir airosa de situaciones un poco incómodas que tanto ella como su marido saben gestionar a la perfección.