No es por maldad

Massiel tiene una enfermedad macular que le ha quitado la visión de un ojo

Massiel

Actualizado a

Massiel, ¿qué te pasa? “Pues qué me va a pasar, ¡qué voy a perder la vista! ¡Pero yo no me voy a quedar ciega sentadita en un sofá, te lo aseguro!”. Rotunda y firme Massiel añade: “Ahora ya estoy tuerta, pero quiero valerme por mí misma hasta el último momento, a las revisiones voy sola ¡y en autobús!”. Y es que Massiel, que tiene una grave enfermedad macular que le ha quitado ya la visión de un ojo, huye de todo victimismo. “¡Si ahora tengo una vida mejor! Mira, yo he gozado siempre de una existencia privilegiada, me traían y me llevaban en coche, sin contacto con la realidad… Cuando me tuve que venir al centro de Madrid para cuidar de mi madre, y luego, cuando me compré este ático en la Gran Vía, he cambiado del todo. Hablo con la gente por la calle, voy a la compra a las tiendas de barrio…”. Sigo preguntando solo por el placer de escuchar a Massiel. “¿Pero qué más haces?”. “Leo mucho, con una lupa enorme. Voy al cine todas las tardes. Si es invierno, a las cuatro, sino a las siete, la última que he visto es la de Freddy Mercury, que me fascinó. Esta maldita enfermedad me dejará ciega. ¡Pero no podrá conmigo!”. Le pregunto por el programa de Bertín. “!Genial!, todo improvisado, con el pelo y el maquillaje que llevaba en el tren porque ese día se acababa el alquiler de la casa y no se podía repetir… aunque pusieron la cámara en el bajo y me sacaron tres papadas”. Le voy a decir que me gustaría verla más en televisión y… y… “Perdona, Pilar, te dejo, que tengo la ropa en la secadora”. ¡A sus órdenes, tanqueta de Leganitos!

Noticias relacionadas

Te puede interesar...

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?