Viene a verme E., un chico con el que tuve un lío hace veinte años

Actualizado a

1 /8

1 / 8

2 / 8

3 / 8

4 / 8

5 / 8

6 / 8

7 / 8

Me impresionó ayer la entrada en el ‘Deluxe’ de Terelu. Antes de bajar las escaleras le temblaban las piernas de una manera que me asusté. Ya en el centro del plató comenzó a llorar con tanta intensidad que le fallaba la respiración. A lo largo de la entrevista, Terelu desgranó el durísimo proceso que había superado y se rompió cuando habló de su madre y contó que durante las curas la veía a través del biombo porque no quería que se le quedase en la memoria el recuerdo de esa parte de su cuerpo mutilada. Terelu se ha sometido a una operación dura, pero es que además ha tenido que luchar contra complicaciones imprevistas. Yo la he llamado menos de lo que tendría que haber hecho. Le preguntaba a su hermana Carmen y me iba informando del día a día, de los escasos avances que se producían. Estas vacaciones, estando en Sao Paulo, soñé con que Teresa Campos me echaba la bronca por no haberla llamado y me dije: “De hoy no pasa”. La llamé y acabamos riéndonos, como siempre. Pero antes hice lo mismo con Terelu para disculparme por no haber estado más presente y ella, también como siempre, le quitó hierro al asunto. De todo lo que nos contó me quedo con un mensaje: que pase lo que pase hay que seguir luchando. Que el dolor amaina y que cuando menos te lo esperas siempre acaba floreciendo una ilusión. La vida poco tiene que ver con lo que nos habían contado. Desde pequeños nos hablan tanto del futuro que nos incapacitan para disfrutar del presente. Y cuando tenemos la edad suficiente para gozar con el día a día hacen su aparición las dichosas enfermedades que vienen a recordarnos el tiempo perdido en pensamientos idiotas.

Hoy a Las Palmas de Gran Canaria viene a verme E., un chico con el que tuve un lío hace veinte años. Yo creo que me quedé un poco colgado, como siempre, y ahora me veo incapaz de quedarme colgado por alguien. Será la madurez pero no sé si es una sensación que me gusta. Supongo que la capacidad para dejar de sufrir es una de las virtudes de hacerse mayor pero a veces creo que en aspectos como ese no me gusta crecer.

Más Sobre...

Jorge Javier Vázquez Terelu Campos Sálvame Deluxe

Te recomendamos

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?