Si hay un corte de pelo que ha marcado este 2019, es el bob. En sus diferentes versiones, se ha convertido en un estilo que evoluciona y se adapta a las tendencias del momento, siendo las celebrities la mejor confirmación de ello. Un corte recto de media melena corta, por encima de los hombros, que enmarca el rostro y es realmente versátil. Pero frente a esta corriente protagonista de este último año, han sido las pasarelas las encargadas de desvelarnos que habrá un sustituto definitivo esta próxima temporada.

Artículo relacionado

Restándole unos centímetros más a esa media melena que hacía despedirnos definitivamente del cabello largo, este 2020 estará marcado por un estilo claro, el a-line pixie. Un corte de base recta a la altura del mentón, trabajado para lograr movimiento. Este tipo de corte tiene unas capas muy sutiles alrededor del rostro, para enmarcar las facciones y darle más importancia a la zona de la mandíbula, y, según nos confirma Eduardo Sanchez, es una grandísima apuesta para mujeres del pelo fino, ya que genera mucho volumen y movimiento.

Es un corte femenino, sofisticado y muy dinámico perfecto para cabellos lisos o ligeramente ondulados, que permite una transición posterior sencilla hacia otro tipo de cortes más largos.

“Se trabaja justo por debajo del nacimiento del cabello. Y la parte frontal se adapta al largo deseado. No hay un corte igual, ya que es importantísimo adaptarlo a las facciones” explica Eduardo.

Un corte de pelo que permite acabados muy distintos y versátiles dependiendo del tipo de cabello que tengas:

  • Si el pelo es liso, basta con secarlo al aire y darle un toque, algo de gesto, con la ayuda simplemente del cepillo redondo de brushing o una tenacilla.
  • Si el cabello es algo ondulado, lo más recomendable es secarlo con la ayuda de un secador y un peine redondo
  • Si quieres simular un recogido, el efecto mojado será tu ayuda para conseguir ese efecto de pelo aún más corto, tanto hacia atrás como a un lado