El último adiós a Concha Márquez Piquer ha estado marcado por una comentada anécdota. Hace una semana familiares y amigos despidieron a la cantante, que falleció a los 75 años. Uno de los que se mostró más afectados en el entierro de la artista fue su viudo Ramiro Oliveros. Después de una vida juntos, perdía a la mujer de su vida y comenzaba así una nueva etapa sin ella a su lado. Ahora se ha sabido que, de alguna manera, Ramiro se convirtió en protagonista del entierro de la artista. Tal y como ha contado Beatriz Cortázar en esRadio, el viudo de Concha Márquez Piquer perdió su móvil y al rato lo localizaron dentro del féretro de la cantante.

Artículo recomendado

EXCLUSIVA Sonsoles Ónega se pronuncia sobre cómo convive con la enfermedad de su hijo

EXCLUSIVA Sonsoles Ónega se pronuncia sobre cómo convive con la enfermedad de su hijo

La periodista ha asegurado que el viudo de Concha Márquez Piquer le dijo "se ha quedado mi teléfono móvil dentro del féretro. En la caja. Con Concha”. El momento en el que el aparato terminó dentro del ataúd fue cuando Ramiro se acerco para despedirse para siempre de la cantante. Al acercarse, el teléfono se cayó en la caja sin que él se diera cuenta de lo que había sucedido. No fue hasta que el viudo de la cantante se marchó del cementerio cuando se percató de que no había rastro de su teléfono móvil. Joaquín Prat ha contado en ‘Cuatro al Día’ que fue la hija del matrimonio la que llamó al cementerio para ver si el teléfono móvil de su padre estaba por allí. “¿Qué hace la hija cuando se entera?, llama al cementerio para que el operario se acerque a la lápida a ver si suena el teléfono, porque continuaba dando señal”.

Ramiro Oliveros, viudo Concha Márquez Piquer

Ramiro Oliveros, viudo de Concha Márquez Piquer, en el último adiós a la cantante.

Gtres

El operario del cementerio no logró escuchar el sonido del teléfono, pero la hija de Concha Márquez Piquer y Ramiro Oliveros repasó algunas imágenes del último adiós y comprobó que sí, que el aparato había caído al féretro. Y ahí se ha quedado para siempre. Beatriz Cortázar ha contado que el viudo de la cantante tuvo que comprarse otro teléfono y que por suerte “le han respetado el número”.