El 13 de mayo de 2020 la vida de Ana Obregón se apagó para siempre. Tal y como ella misma ha repetido a lo largo de estos 12 meses, ese dolor por su ausencia es algo imposible de borrar, simplemente tiene que aprender a seguir adelante "hasta que nos volvamos a encontrar". A lo largo de todo este tiempo, la actriz ha contado con el apoyo incondicional de su familia y de sus amigos más íntimos que dentro de su dolor no le han soltado la mano ni un instante.

No ha habido día en el que Ana Obregón no haya aprovechado su perfil en redes sociales para recordar el amor incondicional que le tiene a su hijo y la tristeza en la que vive desde su pérdida: "Demasiado noble, generoso, solidario, único y grande para caber en este mundo. Mi guerrero de la eterna sonrisa...".

Artículo recomendado

Un año sin Álex Lequio, la pérdida más terrible para Ana Obregón y Alessandro Lequio

Un año sin Álex Lequio, la pérdida más terrible para Ana Obregón y Alessandro Lequio

Ana Obregón se refugiaba en su casa y decidía seguir los consejos de sus hermanas y trasladarse a Palma de Mallorca como cada año pero apenas abandonó el domicilio familiar. Sin embargo, el pasado mes de diciembre daba un paso al frente y reaparecía públicamente para despedir desde la Puerta del Sol de Madrid el peor año de su vida. A partir de ese momento, la actriz decidía recuperar parte de su rutina.

ana obregón aless lequio

Ana Obregón y Álex Lequio, muy felices

Instagram @ana_obregon_oficial

El día a día de Ana Obregón pasa por asistir al exclusivo Club de Golf de La Moraleja donde hace yoga, meditación... y aprovecha para charlar con algunos amigos o bien visitar a sus padres, que en los últimos meses también le daban un susto a consecuencia de su delicado estado de salud. Doña Ana era ingresada a consecuencia de una dolencia de la que afortunadamente se recuperó con éxito. A eso se ha sumado el rifirrafe que le ha enfrentado a Antonia Dell'Atte después de que la italiana afirmase con rotundidad que Alessandro Lequio le había maltratado. Un comienzo de año de todo menos tranquilo.

Sin embargo, al margen de todo esto la actriz tiene un único objetivo en el horizonte y pasa por hacer realidad el sueño de su hijo: crear una fundación en su nombre con la que poder ayudar y promover la investigación contra el cáncer: "Espero mi Áless seguir con tu legado solidario con esta fundación a la que dedicare mi vida y poder aportar mi granito de arena. Continuarás brillando en la eternidad salvando vidas, la vida que a ti negaron".

Hoy, la herida se hace un poco más honda para la actriz... ¡Mucho ánimo!