La primera pista de que Vicky Larraz se convertiría en superviviente en el reality más extremo de la televisión fue hace tres años y pasó desapercibida para todo el mundo. La cantante del mítico grupo 'Olé Olé', que se ha convertido este sábado en la sexta concursante confirmada de Supervivientes 2020, visitó el plató del programa hace tres ediciones a cantar su canción 'No controles' y ya dejó caer sus ganas de participar en el concurso. Pues sueño cumplido.

La cantante, toda una superviviente en la música, se une al grupo de los nuevos habitantes de Honduras tras protagonizar muchos titulares por su relación de amor odio con Marta Sánchez y su paso por Tu cara me suena. "Este año me uno a la aventura y os podéis imaginar que voy a darlo absolutamente todo. Voy súper emocionada", ha dicho pletórica en su vídeo de presentación la vocalista de Olé Olé.

Artículo relacionado

Uno de los rostros emblemáticos de los 80, es madrileña y su padre, tal y como ha dado a conocer Telecinco, es el famoso juez televisivo de programa ‘De buena Ley’. Con mucha fuerza, camaleónica y con un carisma rompedor, Vicky Larraz, a sus 57 años, está más que preparada para afrontar esta aventura.

La cantante ha mostrado su emoción y también la de su entorno. "Tengo mucho apoyo, lo que más me inquieta es el no poder superar los miedos y la incertidumbre, despojado de todo lo que conoces... En situaciones límite no somos los de siempre, y quiero saber dónde está mi límite. Voy con la mente abierta y el corazón valiente", ha confesado en una llamada telefónica a Sábado Deluxe.

Marta Sánchez y Vicky Larraz

Aunque Vicky lleva casi toda una vida en conexión con los medios y la televisión es un formato más que conocido para ella, la aventura en Honduras es algo completamente novedoso. Su estreno en un reality marca un antes y después en su extensa trayectoria en la música y en la pequeña pantalla, tanto en España como en Miami.