Víctor Sandoval ha vuelto a 'Sálvame' después de despedir a su padre Raimundo, que fallecía el martes a los 95 años. Un adiós que ha dejado devastado al periodista, por toda la culpa que arrastra al considerar que no ha sabido exprimir el tiempo con él y su madre en los últimos años. "Algo se me fue contigo PADRE. Las raíces de mi vida y de mi sangre...", escribía en su conmovedora despedida en Instagram.

Artículo relacionado

Sandoval se ha confesado entre lágrimas con Carlota Corredera, que ha intentado reconfortarle en estos difíciles momentos. Cariño y calidez no le han faltado al tertuliano, que además ha desvelado el importante apoyo que ha recibido de dos personas con las que lleva fuertemente enemistado en los últimos meses. "Quiero darle las gracias sobre todo a dos personas sobre todo. Gracias Terelu y a Carmen. Sus mensajes, por todo lo que ha pasado, no me lo esperaba y por eso me ha emocionado el doble. No me lo esperaba", le contaba a Corredera en un mar de lágrimas.

Artículo relacionado

Así es. Terelu Campos y Carmen Borrego han dejado a un lado los duros comentarios que Víctor les ha dedicado desde que abandonaran 'Sálvame' y le han expresado que puede contar con ellas en 'las duras'.

Las hijas de María Teresa Campos han demostrado lo que han repetido en numerosas ocasiones en las páginas de Lecturas: no son rencorosas y no guardan resentimiento hacia Víctor, a pesar de las duras críticas que le ha dedicado, sobre todo a raíz del controvertido concurso de Carmen en 'Sálvame Okupa'. "Carmen incluso ha llamado", decía conmovido.

El dolor de Sandoval por haber perdido a un pilar tan importante en su vida, se mezcla con la culpa de considerar que estas dos últimas décadas no las ha aprovechado para estar más con ellos. "Te reconforta que tenga 95 años, pero es tu padre", admite. Y es que este aspecto va muy ligado a lo que le ha costado reconciliarse con Madrid. "Diez años en Sitges, más ocho en Miami. Es que han sido casi veinte años alejado de ellos", contaba destrozado y secándose las lágrimas. "Llevo dos meses en Madrid y siento que he llegado tarde. Me lo reprocho a mí mismo", admitía con una punzada.

A pesar de que está dolido con dos de sus compañeros por no darle el pésame y con Nacho Polo, su expareja, Víctor Sandoval intenta tirar adelante y ver la oportunidad que se le abre a él y a su familia, que haría muy feliz a su padre Raimundo: La muerte de mi padre ha ayudado a que nos reconciliemos los hermanos y estemos más unidos".