Las críticas de María Patiño hacia Carmen Borrego ha hecho que tanto la propia protagonista como su hermana Terelu no duden en plantar cara y explicar su versión de los hechos. Si primero era la hija menor de María Teresa Campos, ahora era la mayor la que ha querido responderle a la presentadora de 'Socialité'. “Eres una estafadora de los sentimientos”, aseguraba María Patiño acerca de la vida de Carmen Borrego en ‘Sálvame Deluxe’. Unas palabras que no han sentado nada bien a Terelu, quien no ha dudado en contestar a la presentadora durante su paso por 'Viva la vida’.

Artículo relacionado

“Yo tuve una conversación privada con Patiño y le recriminé que dijera que mi hermana es una estafadora. ‘Estafadora emocional, es a lo que me refiero’, me respondió Patiño. “Ya pero no lo dices así públicamente” y se lo dije a María”, ha comenzado a explicar Terelu a Emma García.

La hija de María Teresa Campos, además, no ha dudado en defender a capa y espada a su hermana. “Para mí, mi hermana puede tener mil defectos pero yo no considero a mi hermana deshonesta, ni con sus amigos, ni con su familia. Deshonesto es decir una cosa por un lado y al otro otra y conociéndola como la conozco, mi hermana no lo es”, ha continuado.

María Patiño Terelu Campos

“ Yo nunca he sido partidaria de que para decir una cosa buena de ti no tengo que matar al que tengo enfrente: para ponerme bien a mi no tengo que poner mal a mi hermana”, ha sentenciado Terelu, quien además ha querido dejar claro que las guerras de Carmen son solo suyas y que ella no se iba a meter más en el tema.

Las críticas de María Patiño

María Patiño criticó duramente a Carmen Borrego durante su paso por ‘Sálvame Deluxe’. En concreto, la presentadora la llamó “mentirosa y una cobarde”. “Diste a entender que personas de este equipo encargaron a ‘Pallasín’ el tortazo para hacerte daño moral y físico”, le recriminó duramente durante su paso por el programa.

Artículo relacionado

Unas palabras a las que Carmen Borrego también contestó. En concreto, la hija de María Teresa Campos le dijo a Patiño que estaba dispuesta a sentarse con ella a hablar y a intentar arreglar la situación: “Cuando tú quieras, mirándote a los ojos, porque yo no tengo nada que temer ni nada que ocultar. Un beso grande, María”.