Tamara Falcó (41 años) tenía hoy una cita ineludible: Felipe Matossian, su primo y marqués de Pons, se ha casado con su prometida, Ina Morenés. Un enlace que ha tenido lugar en la iglesia de la Concepción Real de Calatrava en Madrid y al que han acudido familiares y amigos para celebrar el amor e ilusión de la feliz pareja. Entre los invitados se encontraban Isabelle Junot y Álvaro Falcó, primo de Tamara y de Felipe, y la infanta Elena (60 años).

Como es habitual en ella, la marquesa de Griñón ha deslumbrado con la elección de su estilismo. Tamara se ha decantado por un primaveral vestido con un estampado de flores de colores llamativos. De la firma Rixo, la prenda destacaba por su cintura ajustada y un drapeado frontal que estilizaba la figura de la esposa de Íñigo Onieva (36 años). El cuello subido y la manga larga aportaban un toque más clásico, mientras que un volante y una apertura en la zona de las piernas daban una sensación juvenil y divertida al conjunto. Además, Falcó ha reconocido que se trata de un regalo de su suegra, Carolina Molas, desmintiendo así cualquier tipo de mal rollo entre ellas.

Tamara Falcó
GTRES

Para completar su outfit, Falcó ha calzado unos zapatos sin tacón lilas, un bolso blanco y un abrigo en un tono entre beige y blanco roto. Una explosión de colores con los que Tamara ha traído la primavera a esta increíble boda.

Artículo recomendado

El motivo concreto por el que prensa europea siempre habla de crisis matrimonial entre los reyes Felipe y Letizia

Letizia y Felipe

Tamara Falcó e Íñigo Onieva acuden por separado a la boda de Felipe Matossian e Ina Morenés

Ya son muchas las semanas en las que los rumores de crisis persiguen a Tamara Falcó e Íñigo Onieva. Ausencias, gestos y una discusión pública han hecho que la pareja esté en el centro del foco mediático. Aunque el joven negaba cualquier problema y la marquesa aseguraba que dormían abrazados, siguen habiendo movimientos que parecen indicar que entre ellos hay algún tipo de tensión. Un ejemplo es la celebración del cumpleaños de Carolina Molas a la que la hermana de Ana Boyer no acudió.

Esto mismo es lo que ha pasado en la boda de Felipe Matossian e Ina Morenés cuando el matrimonio llegaba por separado hasta la iglesia de las Calatravas. La primera en llegar era la hija de Isabel Preysler (72 años), que se bajaba de un coche y ponía rumbo al interior del templo. Sonriendo modestamente, Tamara no ha dicho nada a los periodistas allí reunidos.

Íñigo Onieva
GTRES

Por otro lado, unos minutos más tarde, Íñigo llegaba a pie y, de forma muy veloz y directa, ha entrado en la iglesia. Aunque tampoco ha dicho nada, el joven ha fruncido el ceño y ha mantenido una expresión seria. Al terminar la ceremonia, los invitados han salido de la iglesia y, de nuevo, Tamara e Íñigo lo han hecho por separado. Eso sí, esta vez el marques de Griñón ha esperado en un coche a que su esposa llegara.

De la infanta Elena a Isabelle Junot, los invitados a la boda de Felipe Matossian e Ina Morenés

Tamara Falcó no ha sido la única en deslumbrar con su estilismo. Han sido decenas y decenas los invitados e invitadas que han acudido a la boda de Felipe Matossian e Ina Morenés. Ninguno de ellos se quería perder el gran evento.

Isabelle Junto y Álvaro Falcó
GTRES

Artículo recomendado

Íñigo Onieva repite el plan que se monta cada jueves cuando Tamara Falcó se marcha a 'El Hormiguero'

Tamara Falcó e Íñigo Onieva

Es el caso de Álvaro Falcó, primo del novio, e Isabelle Junot que han optado por ir a conjunto. Por un lado, la madre de Philippa ha escogido un original vestido bicolor azul oscuro y negro de la marca De la Cierva y Nicolás. De falda ancha, la prenda destacaba por una gran flor en el pecho. Por otro lado, Álvaro ha preferido un traje de chaqué de tejido gris y un sutil estampado.

Infanta Elena
GTRES

Una de las invitadas más inesperadas ha sido la infanta Elena. La hermana del rey Felipe VI ha aparecido con un outfit muy invernal basado en unos pantalones anchos grises, una chaqueta de tweed azul marino y unos cómodos zapatos. Eso sí, la hija de la reina Sofía aún utiliza un pequeño utensilio por su lesión en el pie, por el que fue operada hace unos días.