Los vaqueros son una de esas prendas socorridas con la que todas contamos, y a la que recurrir todos esos días en los que no sabes qué ponerte, y quieres acertar. Su carácter versátil y favorecedor ha conseguido que sea una tendencia atemporal que nunca falte en el armario de ninguna prescriptora de estilo y que sus combinaciones sean casi infinitas para llevarlos.

Aunque las siluetas y diseños van cambiando cada temporada, sus posibilidades no hacen más que crecer. Pero, de todas ellas, hay un look que se ha convertido en el uniforme working cuando tienen crisis estilística: vaqueros y camisa.

Artículo recomendado

Vestidos de invitada de Mango Outlet por menos de 40 euros para tus bodas de primavera y verano

Vestido capa

"¿Qué me pongo?" Esa pregunta que solemos repetir en repetidas ocasiones mirando al armario, y que Tamara Falcó nos ha respondido con la mejor inspiración. Haga frío, calor o llueva, esta combinación no falla, y se convierte en el lienzo perfecto para añadir más complementos o prendas, como jerséis, sudaderas, blazer o abrigos para los días más fríos de invierno.

Tamara ha escogido unos jeans de tiro medio y corte recto, que ha combinado con una camisa oversize blanca con rayas finas azules. Todo el look está firmado por su colección de moda TFP By Tamara Falcó, que se ha convertido en un éxito de ventas dentro de la marca.

Para completarlo escoge el calzado más elegante y perfecto para llevarlo, las sandalias negras de tacón con tiras, y así nos da un look básico, arreglado y favorecedor para lucir en cualquier momento. Pero, lo bueno de este estilismo es que gracias a su versatilidad también puedes jugar a través del calzado. Desde deportivas para su versión más informal, hasta botines planos o con tacón, mocasines y zapatos para una opción más sofisticada, y botas cowboy para llevar con los pantalones por dentro y conseguir un look western más especial y diferente. Este look admite muchas variaciones, también en cuanto a la elección de la camisa, pudiendo elegir un diseño monocolor en blanco o azul, para las más clásicas, y en otro color o estampado para las más atrevidas.

El secreto está en adaptarlo a tu estilo de la mejor manera, y descubrir que dentro de este uniforme working que nunca pasa de moda, hay tamién muchas posibilidades.

Cualquiera de las posibilidades nos confirman que este es el look definitivo cuando no sabes qué ponerte, y que el poder los básicos es innegable. Esta opción une practicidad, elegancia y comodidad además siempre encaja en cualquier situación, más allá de la oficina, añadiendo complementos también logrará adaptarlo a otras situaciones.