Siempre es una alegría encontrarnos con Tamara Falcó y esta vez ha sido en los 'Prix de la moda de Marie Claire' donde ha reaparecido con grandes cambios en su vida y tan encantadora y sonriente como siempre.

Artículo relacionado

La hija de Isabel Preysler ha sido la elegida por la publicación para recoger el premio ‘Icono de la moda’, cosa que le sorprendió y le halagó a partes iguales. Explica cómo se lo propusieron: “La directora me escribió un email súper bonito diciéndome que se había fijado en mí y en mi forma de ser y tal y yo le dije que no estaba pasando por mi mejor momento físico y que no sabía si debía recoger un premio de moda y me dijo que me lo estaban dando por un conjunto de cosas, por mi forma de ser… Y me llegó al alma”.

Tamara tiene un problema de tiroides y aunque reconoce que “es mínimo, no es nada” y que “estoy poniendo todos los medios para solucionarlo pero es lento y pesado. La actitud positiva también influye” no le importa sincerarse y afirmar que “me afectó bastante al principio y ahora he aprendido como a apreciar las curvas femeninas y ha llegado un momento en que ya antes era como todo un poco la delgadez y ahora es empezar a ver como que tengo otras cosas”.

Está centrada en el diseño de la que será su firma, de hecho, acudió a los premios con un diseño propio y confirmó que aunque no sabe cuándo, tendremos boda, y que su madre está feliz con Mario Vargas Llosa. Lo que desmintió fueron los rumores de que sería en Portugal.