Llegó el día. Tamara Falcó es desde este jueves 12 de noviembre de 2020 la nueva marquesa de Griñón tomando como relevo frente al marquesado a su padre, Carlos Falcó, fallecido el pasado mes de marzo, y pasando a formar parte oficialmente de la nobleza española. La hija de Isabel Preysler comienza una nueva vida con este título nobiliario al que tanto cariño guardó su progenitor y que dio nombre a sus vinos.

Artículo relacionado

Tamara Falcó es desde hoy la VI marquesa de Griñón pero, en principio, el título no va a cambiar su rutina. Como todos los jueves, la diseñadora acudirá a la tertulia de 'El Hormiguero' junto a Pablo Motos, Nuria Roca y Juan del Val donde probablemente pronuncie sus primeras palabras como marquesa y después seguirá con sus diferentes colaboraciones en televisión y su trabajo en Instagram, donde cada vez crece más como influencer.

tamara falco carlos falco
GTRES

"Gracias Papi por dejarme el legado más bonito que se le puede dejar a una hija: tu amor", escribió Tamara al poco de fallecer Carlos Falcó junto a varias fotografías en las que aparece con el libro 'Entender de vino' del aristócrata. En ese momento, Tamara quiso ser cauta ante la responsabilidad que las últimas voluntades de su padre habían puesto en sus manos pero más tarde llegó a reconocer que ser marquesa de Griñón es la mejor herencia que podría haberle dejado su padre.

Esta decisión inesperada de Carlos Falcó, que dejó dispuesta en vida, evidencia la pasión del marqués por su hija, fruto de su relación con Isabel Preysler. Y es que además de Tamara, Carlos Falcó era padre de Xandra, Manuel, Duarte y Aldara.

Carlos Falcó falleció el pasado 20 de marzo a los 83 años en la Fundación Jiménez Díaz, donde llevaba varios días ingresado tras dar positivo en coronavirus. Su despedida fue tremendamente dolorosa para su familia. Ocho meses después su sueño se ha cumplido: ver a su hija Tamara convertida en su heredera al frente del marquesado de Griñón.