Rocío Flores ha vuelto a abrirse en canal gracias al puente de las emociones que ha tenido lugar en Honduras. Todos y cada uno de los concursantes que siguen en 'Supervivientes2020' se han enfrentado a su pasado y la hija de Antonio David Flores ha vuelto ha dejar constancia que quiere y desea un acercamiento con su madre, Rocío Carrasco.

La nieta de Rocío Jurado no ha dudado en ningún momento en confesar qué es lo que le impide que su primogénita descuelgue el teléfono, o mejor dicho, quién se lo impide. A pesar de que no ha pronunciado su nombre, Ro se ha referido a Fidel Albiac, el marido de su madre y el posible detonante de la guerra mediática de madre e hija.

Artículo relacionado

"¿Si hubieseis pertenecido a otra familia o por el simple hecho de ser anónimos, crees que las cosas hubiesen sido de otra manera o crees que ya estaría resuelto el problema?", le ha preguntado Carlos Sobera en directo.

"Siempre hemos llevado este tema en el anonimato y ella no ha dado ese paso. Es tan sencillo como levantar el teléfono... Estoy en un punto que ya me pesa mucho todo no quiero que nadie se sienta ofendido ni hacer daño a nadie... Pero ¡sí! Pienso que hay alguien que le impide descolgar el teléfono. Lo sabes tan bien tú, yo y todo el mundo... No lo quiero decir", le ha respondido con rotundidad la joven.

rocio flores y lara álvarez

Mientras cruzaba el puente, Rocío ha dejado claro que no tiene que pedir perdón por un hecho en concreto pero que se arrepiente de no haber exteriorizado más sus sentimientos: "No tengo que perdonar a nadie. Ya somos mayores y sabemos lo que hacemos. No es tanto el "te tengo que perdonar por no haber estado" sino "oye echo de menos de que estés", me falta esa parte", ha seguido contando.

"Me cuestiono muchas cosas continuamente, mi vida no ha sido fácil. Cuando tú sabes que hay un problema en un sitio y te lo tragas y no lo exteriorizas... Si lo hubiera exteriorizado lo mismo las cosas hubiesen sido de otra manera", ha continuado.

Además, si con alguien tiene que disculparse ha asegurado que es con su padre y con su hermano David: "Me culpabilizo porque cuando era pequeña me tuve que hacer cargo de muchas cosas y a lo mejor por edad no me correspondían y, no conseguí ese punto de inflexión con el que viene detrás mío, mi hermano David. Para mí era desgarrador la impotencia de decir no puedo cambiar la situación, no puedo hacer nada para ayudar al pequeño. También, pediría perdón a mi padre por la etapa más dura que vivimos en casa, no supe estar a la altura. Soy muy cabezota".

El presentador de 'Tierra de nadie' ha querido tranquilizar el llanto de Rocío con unas bonitas palabras a modo de consejo: "Hay que cerrar heridas, a veces ocurre que te tienen que pedir perdón y otras lo tienes que pedir tú... O ambas partes se tienen que pedir perdón recíprocamente", ha sentenciado.