Ivana Icardi está más feliz que una perdiz. Después de su tormentoso romance con Hugo Sierra en 'Supervivientes 2020', han decidido darse una segunda oportunidad tras declararse su amor en exclusiva en Lecturas. Su paso por el reality más extremo de Mediaset ha hecho que la conozcamos más a fondo y, todavía, hay algo que le atormenta por dentro: la nula relación que mantiene con su hermano Mauro Icardi y su cuñada Wanda.

En Honduras, nos fue dejando una serie de información sobre el motivo por el que no se habla con el futbolista del París Saint-Germain pero ahora, POR FIN, después de tantos meses, ha sido clara y ha soltado la bomba. Como ya contó en exclusiva desde las páginas de Lecturas, la joven ha dado las claves de su distanciamiento: ¡Wanda tendría la culpa! "Para la mujer de mi hermano, yo soy lo peor del mundo", ha reiterado en 'La Curva de la Vida' de 'Sálvame'.

Artículo relacionado

Ivana se ha aventurado a señalar el detonante de esta malísima sintonía con su cuñada: "Entré a 'GH Argentina' y no les hizo gracia. Yo llamé a mi hermano y me dijo siempre que hiciera lo que quisiera que eso a él no le iba a afectar, pero mi cuñada pensó que le iba a perjudicar en su carrera".

En la entrevista que concedió a Lecturas, Ivana ya dejaba la puerta abierta a una reconciliación con Mauro, actitud que se desprende de sus palabras: "Vine a la isla con ganas de hacer las paces"... Una intención extensible también a Wanda, a pesar de todos los comentarios que ha ido diciendo. "Llegué de Honduras conciliadora. Wanda empezó a decir que yo todo lo que hago es para tener más fama en la prensa y realmente es algo que no entiendo porque ella sabe lo que hago, a qué me dedico, porque sigue todos mis pasos", ha seguido.

ivana icardi sálvame

"Si tuviera el teléfono llamaría a mi hermano, pero no lo tengo. Yo traté de pedirle el teléfono a mi madre, pero incluso ella no sabe nada de él, llevan meses sin hablar", ha rematado.

Su durísima infancia

La exsupervivientes se ha detenido en un pasaje terrible de su vida: la infeliz infancia que vivió tras la separación de su padres y todas y cada unas de las necesidades que han pasado. "Cuando tenía 16 años mis padres se separaron. Fue muy duro porque le tuve que decir a mi madre si se quería ir de casa, le ayudaba a hacer la maleta. Le dije que si no era feliz que se separara. Mi padre no lo aceptó nunca, entró en depresión", ha contado con lágrimas en los ojos.

"La decisión de irme a Argentina para concursar en 'Gran Hermano' fue para cambiar un poco mi vida. Si hay algo que me pesa un montón es todas las necesidades que he pasado con mi familia, por eso el tema está relacionado con mi hermano Mauro. Siempre me he cargado en la mochila lo de ayudar a mi familia en lo que pueda. No es mi problema, pero yo quiero ayudar. Lo que nunca he entendido es por qué mi hermano no ha ayudado, siempre me ha quedado esa duda", ha concluido.