Hugo Sierra e Ivana Icardi fueron separados hace una semana después de la prueba de redistribución de equipos, un mazazo para la pareja ya que tendrán que vivir en playas separadas y solo podrán estar cerca en las galas. Por eso había verdadera expectación por ver a la pareja junta este jueves. ¿Qué harían cuando, por fin, se vieran? Y curiosamente no han hecho nada. Pero nada de nada.

Artículo relacionado

Para la audiencia de Supervivientes no ha pasado desapercibido que cuando las dos barcas han llegado a la playa y los dos equipos se han reencontrado Hugo e Ivana, tras muchas horas sin verse, ni siquiera han intercambiado una mirada. El caso es que no hay ningún indicio de crisis, de hecho Ivana habló con su madre el pasado martes y lo primero que le preguntó es qué le parecía su novio (con un comentario cuanto menos controvertido, por cierto). Por tanto, nadie entiende que la pareja no se haya dedicado ni una mirada de complicidad durante la gala.

Ambos pertenecen a equipos distintos y se han enfrentado por conseguir la mejor localización. Ivana ha ganado pero Hugo no ha corrido la misma suerte, y en este momento tampoco se han mirado. Y tampoco en la entrada en Palapa.

Hugo Sierra muy enfadado

Desde luego, la pareja no lleva nada bien la separación, sobre todo Hugo Sierra, que ha pasado la que, sin duda, es su peor semana en el concurso. El uruguayo está experimentando un fuerte bajón en su estado de ánimo. No está con su chica, sus enfrentamientos con Elena, la madre de Adara y abuela de su hijo, cada vez son más frecuentes y se está dejando llevar por la desgana porque las fuerzas le están fallando. Sin duda Ivana era su motor en la isla, habrá que ver cómo lleva seguir separado de ella, al menos, siete días más.