Shakira, que se encuentra en estos precisos momentos disfrutando del Festival de Cannes, acaba de recibir la peor noticias de todas: se sentará en el banquillos de los acusados por fraude fiscal de 14,5 millones de euros al intentar esconder que residió en España entre los años 2012 y 2014, así como el intento de ocultar sus ingresos durante ese período de tiempo en paraísos fiscales.

Artículo recomendado

Shakira se salta su regla de oro en Instagram y muestra su orgullo por Gerard Piqué

Shakira se salta su regla de oro en Instagram y muestra su orgullo por Gerard Piqué

"Con los datos obrantes cabe considerar que la recurrente era residente habitual en España", se puede leer en el auto fechado el 24 de mayo por la Audiencia de Barcelona y en el que se acusa a Shakira de seis delitos contra la Hacienda Pública y se enfrenta a una pena de cárcel.

La cantante colombiana arrastra una mala racha y, desde que comenzara su relación sentimental con Gerard Piqué, se instaló en Barcelona, ciudad en la que han formado una familia junto a sus hijos. La Fiscalía considera que Shakira durante el 2012, 2013 y 2014 era residente en España y no tributó donde tenía que hacerlo, sino que lo habría hecho en 14 sociedades en países como Islas Caimán, Islas Vírgenes Británicas y Panamá.

Artículo recomendado

Shakira y sus hijos reaparecen en Barcelona en medio de la polémica protagonizada por Gerard Piqué

Shakira y sus hijos reaparecen en Barcelona en medio de la polémica protagonizada por Gerard Piqué

Eludir sus responsabilidades contributivas le está costando auténticos quebraderos de cabeza a la artista. Las personas encargadas de su defensa han asegurado que la conducta de Shakira "siempre ha sido intachable" y que ya ha pagado todo lo que debe y hasta los intereses requeridos. Ella, por el momento, ha querido guardar silencio ante su próxima batalla en los tribunales aunque en su día se manifestó de manera muy contundente: "Es un atropello recaudatorio".