Quien tiene una amiga, tiene un tesoro. Y lo mismo se puede decir de los pueblos. Porque pocas cosas hay más tristes que no tener a nadie con quien compartir confidencias y no tener pueblo. Por esta regla de tres, Sara Carbonero es una de las mujeres más afortunadas sobre la faz de la tierra, y este fin de semana ha podido disfrutar de risas, anécdotas y recuerdos con sus amigas de toda la vida y lo ha hecho en el lugar donde encuentra la tranquilidad: Navalacruz. El pueblo de su marido Iker Casillas se ha convertido en el lugar donde perderse, ser una más, y cargar pilas.

Este fin de semana se ha dado un respiro de sus rutinas y ha viajado hasta allí acompañada de sus amigas. Las mismas que pertenecen al círculo íntimo del matrimonio y que fueron una tumba cuando se dieron el 'sí, quiero' en 2016.

Artículo recomendado

Sara Carbonero desvela el complicado comienzo que tuvo con Isabel Jiménez

Sara Carbonero desvela el complicado comienzo que tuvo con Isabel Jiménez

Siguiendo la tradición, se debían un reencuentro en el que estuvieran todas y que hacía cinco años que no se producía. Pero en esta ocasión ha habido un 'plus' que ha añadido solo cosas buenas. Y es que Sara Carbonero se ha llevado a su gran amiga y socia, la periodista Isabel Jiménez. Como no podía ser de otra manera, y tal como han dejado ver en sus publicaciones de Instagram, las chicas han acogido a Isabel con los brazos abiertos y ella se ha integrado a la perfección.

Iker Casillas también ha viajado hasta la localidad abulense con sus hijos Martín y Lucas, pero se quedaba a su cargo en esta ocasión: este fin de semana las protagonistas eran ellas.

Las instantáneas que han compartido no pueden ser más divertidas: Sara subida a caballito sobre Isabel, conciertos donde han bailado y cantando como si no hubiera un mañana... No cabe duda de que Navalacruz ejerce una influencia muy positiva sobre Sara y todas las personas que la acompañan. Y es que es un pueblo que les cuida y en donde son unos vecinos más. Allí no penetran los quebraderos de cabeza y no valen nada ni la popularidad ni los 'likes' de Instagram.