La vida de Sara Carbonero ha cambiado mucho en los últimos años. La periodista e Iker Casilla formaban una de las parejas más estables, llevaban una rutina junto a sus hijos en Oporto, se mostraban muy enamorados. Pero poco a poco todo eso fue cambiando. El infarto que sufrió Iker Casillas, la enfermedad por la que pasó la presentadora, el traslado de Oporto a Madrid por el cambio de trabajo de él y por último su separación hicieron que su vida se revolucionara por completo. Y la cosa no quedó ahí. Desde que el futbolista y Sara decidieron poner punto y final a su matrimonio los cambios han continuado. Adaptarse a vivir separados, la relación de ella con Kiki Morente y sus nuevos proyectos profesionales marcan su día a día. Y entre tanto cambio, es inevitable que de vez en cuando aparezca la nostalgia.

Artículo recomendado

Sara Carbonero abre el álbum de sus vacaciones navideñas en el pueblo: "Cosas que no cambian"

Sara Carbonero abre el álbum de sus vacaciones navideñas en el pueblo: "Cosas que no cambian"

Eso es lo que le acaba de pasar a Sara Carbonero. La presentadora ha sacado a relucir su lado más nostálgico con su última publicación en Instagram. Sara se ha remontado a la vida que llevó junto a Iker Casillas en Oporto al subir varias imágenes de ese lugar de Portugal en el que tan felices fueron y que ella siempre guardará en su corazón. La presentadora ha publicado una fotografía en la que aparece ella en la casa que compartieron y otras en las que se ven detalles del que fue su hogar y las vistas que tenían al mar. Además, ha acompañado estas imágenes de un texto de lo más revelador.

Sara Carbonero

Sara Carbonero, más nostálgica que nunca.

Instagram @saracarbonero

“Todo cambia cuando te entregas, todo fluye cuando no fuerzas, todo llega cuando no esperas, todo sana cuando aceptas”, han sido las palabras con las que Sara Carbonero ha compartido una nueva reflexión. Con ellas deja ver que es plenamente consciente del proceso de cambio que ha vivido y que está en un punto de sanar y de recordar el pasado con nostalgia y como algo bonito.