Su salud pende de un hilo. El empeoramiento de Salvador Sobral, el último y flamante ganador de Eurovisión, ha hecho que su equipo médico haya tomado una decisión fulminante: ingresarle en el Hospital de Santa Cruz, situado en Carnaxide, a unos diez kilómetros de Lisboa. El corazón del cantante presenta dificultades para realizar sus funciones y ha tenido que ser monitorizado las veinticuatro horas del día. Tan solo un transplante podría acabar con la delicada situación que padece.

Artículo recomendado

El ganador de Eurovision deja la música a la espera de un transplante de corazón

El ganador de Eurovision deja la música a la espera de un transplante de corazón

El ritmo frenético tras proclamarse vencedor de la última edición del Festival de Eurovisión ha hecho que la salud de Salvador Sobral empeore a marchas forzadas. Demasiada actividad para alguien que ya padecía un problema cardíaco -desde mayo, el cantante ha realizado más conciertos que durante toda su carrera anterior-. De hecho, alertado por los médicos, el portugués decidió cancelar sus últimos conciertos y poner su salud "en manos de la ciencia".

Ahora, a la espera de un corazón compatible para el transplante, Sobral ha tenido que ser ingresado de urgencia. “Él tiene máquinas que hacen las funciones de los órganos y está mucho más controlado”, ha afirmado una fuente cercana a la familia en la revista portuguesa TV7 Días. En el centro hospitalario, el cantante está asistido por personal sanitario y corre mucho menos peligro, afirman también desde su entorno.

No es un secreto para nadie que mi salud es frágil”, explicaba el propio cantante hace pocas semanas a través de un vídeo colgado en su perfil de youtube. “Es un adiós temporal. Volveré pronto. Todo irá bien, que nadie se preocupe”. Pese a su optimismo, la situación de Sobral es grave y tanto en su país natal como los millones de fans por todo el mundo que se quedaron embelesados con su Amar pelos dos, guardan silencio a la espera de la llegada de ese nuevo corazón.

Ojalá se produzca pronto y pueda ponerle fin a esta pesadilla. Mucho ánimo y mucha fuerza.