María Teresa Campos está harta, harta de escuchar comentarios sobre su familia y harta de mentiras. Y por ello ha dado el paso de sentarse en el plató de 'Sábado Deluxe' para ofrecer la que sin duda es una de sus entrevistas más duras de los últimos tiempos, por la cantidad de frentes abiertos.

Pero no es este el gran motivo de la entrevista de la madre de Terelu Campos y Carmen Borrego. María Teresa Campos ha querido explicar y aclarar ciertos temas que han salpicado a los suyos en las últimas semanas, y, guerrera, ha dicho alto y claro: "Si le puedo quitar a mis hijas un poco de daño se lo quitaré".

Artículo relacionado

"Estoy hasta las narices", ha dicho María Teresa Campos muy contundente. El propio Jorge Javier Vázquez se sorprendía de la fuerza de la presentadora en esta esperada aparición televisiva y ella no tenía ganas de callarse: "Que no se vendan mentiras, cuantos menos enemigos mejor", y ha añadido para dejarlo claro desde el minuto uno: "lo mejor de mi vida son mis hijas, que son maravillosas".

Pero María Teresa Campos, muy enfadada, quería hablar aún más y sobre todo aclarar un tema que a ella le ha hecho mucho daño: "Desde hace semanas estoy recibiendo mensajes de presuntos compañeros y no dejan de preguntarme sobre un acercamiento con Edmundo. He llegado a recibir un mensaje creyendo que era él y ¡esto es un acoso!".

María Teresa Campos enfadada Deluxe

La presentadora, que ha amenazado a Jorge Javier Vázquez con marcharse si no le dejaba aclarar este punto tan importante para ella, ha añadido muy tajante: "Nunca jamás voy a permitir que se hable mal de Edmundo. En mi casa no falta nada, no voy a permitir que se diga esa mezquindad tan grande de Edmundo Arrocet, aunque ya no esté con él. No se ha llevado nada y cuando estoy en mi casa solo veo cosas que me ha regalado él".

Y ha zanjado el tema mirando a cámara y dejando claro: "Esta es una etapa de mi vida cerrada y espero que se abra la frontera para que pase gente y me dé nuevas ilusiones".

María Teresa Campos enfadada Deluxe