¡No paran! Nadie diría que en solo dos meses Tamara Falcó (41 años) e Íñigo Onieva (33 años) se darán el ‘sí, quiero’ poniendo así el broche de oro a su intensa y a la vez cuestionada historia de amor.

Desde que la pareja decidió darse una segunda oportunidad el pasado mes de diciembre se han vuelto inseparables, y prueba de ello es que no dejan de hacer planes juntos. Cuando todavía no les ha dado tiempo a olvidar su estancia de lujo en Bali, la pareja ha hecho las maletas para disfrutar de una escapada a Francia.

Artículo recomendado

Las imágenes más divertidas del fiestón de pedida de Tamara Falcó e Íñigo Onieva

Tamara Falcó e Íñigo Onieva

Y qué mejor que París, la ciudad de la luz y del amor, para relajarse del estrés de los preparativos de la boda. Gracias a sus respectivos perfiles de Instagram hemos podido comprobar cómo han sido estos días lejos de la presión de la presión mediática que tienen en Madrid. "Oh la la", escribía Íñigo divertido junto a algunas de las imágenes de lo que ha sido su paso por París. Paseos por la ciudad, visita obligada al Louvre, comidas con impresionantes vistas a la Torre Eiffel o clásicas meriendas con el croissant como gran protagonista… ¡No les ha faltado de nada!

Tamara Falcó e Íñigo Onieva
Instagram @ionieva

El look de turista de Tamara Falcó e Íñigo Onieva

Aunque la pareja apenas nos ha dejado ver una imagen de ellos juntos, gracias a esta estampa tan natural en la que posan desde la terraza del Cafe de Flore, hemos podido tomar nota del look de turista que han escogido para pasear por la ciudad.

Tamara Falcó se ha decantado por un mix de básicos compuesto por jeans pitillo en color gris que combinó con una sencilla camiseta blanca y zapatos de tacón medio negros. La prenda estrella de su estilismo ha sido la gabardina en color camel, una pieza imprescindible para la marquesa de Griñón en primavera.

Artículo recomendado

Iñigo Onieva desvela cómo se llevan, de verdad, su padre y Tamara Falcó

Íñigo Onieva Europa Press

Casi a juego su prometido. Íñigo también optó por vaqueros grises y camiseta blanca, pero en su caso completó su outfit con una bomber de color azul marino.

Tamara Falcó e Íñigo Onieva se preparan para sus respectivas despedidas de solteros

Este inesperado viaje podría haber sido la última oportunidad para que la pareja disfrute de una escapada juntos antes de la boda, y es que cabe recordar que sus despedidas de solteros están al caer.

Ha trascendido que Íñigo Onieva podría contar con hasta tres fiestas, y aunque el empresario ha pedido a sus amigos calma consciente del revuelo que puede crear, los jóvenes han decidido tirar la casa por la ventana y han preparado un impresionante viaje por Argentina.

Tamara Falcó e Íñigo Onieva
GTRES

Tal y como adelantó Leticia Requejo en ‘El Programa de AR’, la hoja de ruta pasa por Buenos Aires y la región de Bariloche, donde tienen previsto hacer senderismo y otras actividades al aire libre. Como buen amante de la comida tampoco faltarán comidas a todo lujo en los mejores restaurantes del país.

Tras este viaje más extenso al otro lado del Atlántico, volverá a hacer las maletas esta vez para poner rumbo a Budapest, y la despedida final tendrá lugar en Ibiza.

Artículo recomendado

El perfume favorito de Tamara Falcó huele a menta, es fresco y femenino (y lo puedes comprar en El Corte Inglés)

Tamara Falcó

Mucho se habla de la despedida de soltero de Íñigo pero, ¿qué pasa con Tamara? Las amigas de la marquesa de Griñón lo están llevando todo con un hermetismo absoluto y, al menos por el momento, se desconoce qué tipo de fiesta le tienen preparado para despedir la soltería.

Todos los detalles del vestido de novia de Tamara Falcó

La marquesa de Griñón llevará dos vestidos: uno para la ceremonia y otro para la fiesta posterior. A Tamara Falcó le está costando mantener el gran secreto por la enorme emoción que le supone vestirse de novia por primera vez. Bajo la estela de un estilo clásico con ligeros toques modernos que envuelve a la firma Sophie et voilà, asegura que su elección sorprenderá a todos sus invitados, un diseño que está en pleno proceso de confección y a parte de ella solo conoce su madre, Isabel Preysler, y su hermana Ana Boyer.

“No es un vestido que todo el mundo vaya a entender, pero es un vestido que a mí me encanta. Es como mi anillo, que no es lo más normal del mundo y me tuve que pelear bastante”, confesaba con confianza hace algunas semanas en ‘El Hormiguero’.

La cuenta atrás para el gran día ha comenzado pero a juzgar por la calma de la que presumen los novios, parece que lo tienen absolutamente controlado. El próximo 8 de julio, El Rincón acogerá la que promete ser la boda del año, un multitudinario enlace con más de 400 invitados que dará mucho qué hablar.