La vida de Rocío Flores no puede ir mejor. La hija de Antonio David y Rocío Carrasco ha logrado pasar la peor etapa de su existencia, con el enfrentamiento judicial entre sus padres, y parece que ahora todo le sonríe. La joven ha querido inmortalizar este momento acudiendo a un tatuador junto a su novio Manuel. Un precioso gesto que no hace más que confirmar que su relación pasa por un estado inmejorable...

Artículo relacionado

Rocío Flores Carrasco no puede parar de encadenar buenas noticias. Tras la más importante, la victoria judicial de su padre en la lucha contra su madre, llegaba el turno de su ascenso en el trabajo acompañado de un estupendo bono en el que se reflejaba su esfuerzo y dedicación. Un premiazo que ha hecho mucha ilusión a la nieta de Rocío Jurado y también a sus seres queridos, claro.

Con este clima tan bueno, Rocío ha visitado el salón de un tatuador acompañada por el que es su pareja, Manuel. Allí ambos se han tatuado en los tobillos. Mientras que el joven optaba por una fecha especial, imaginamos que relacionada con su familia, Rocío dibujaba dos palabras en cada uno de los tobillos. Una declaración de intenciones en la que puede leerse la palabra 'freedom', libertad en inglés.

La hija de Rocío Carrasco ha logrado encontrar su camino tras desvincularse, para siempre, de su madre. La relación entra ambas es nula y no parece que vaya a cambiar en los próximos meses.

Rocío Flores Carrasco