Rocío Carrasco se ha enfrentado a los peores recuerdos de su vida. En el séptimo episodio de Rocío: contar la verdad para seguir viva ha dado numerosos detalles de cómo fue el momento en el que se enteró de que Rocío Jurado padecía cáncer de páncreas: "Sentí miedo, terror, mucho miedo", ha reconocido hundida. También, y con mucha nostalgia, ha destapado cómo fueron los últimos días de la más grande tras regresar de Houston. Además, para confirmar que la relación con Fidel Albiac era maravillosa, la hija de Pedro Carrasco ha destapado la importante petición que la intérprete de Como una ola hizo al abogado.

Artículo recomendado

Rocío Carrasco da EL paso al frente: reaparecerá en directo para explicarlo todo

Rocío Carrasco da EL paso al frente: reaparecerá en directo para explicarlo todo

"Mi madre estaba muy débil pero muy feliz. A pocos días de morir nos llamó a los dos. Se quedó mirándome a mí y cogiendo la mano a Fidel, me dijo: 'Rocío, tú no te pensarás que yo me voy a morir sin dejarte casada con este, ¿verdad? En ese momento se me saltaron las lágrimas porque ahí ya sabía o intuía lo que iba a pasar.... Nos dijo: 'mañana os casáis aquí, llamo al padre Ángel y estamos José, Fidel, tú y yo y nadie más, y ya me voy tranquila'", ha expresado Rocío Carrasco con euforia ante la última voluntad de Rocío Jurado.

"Fidel le dijo: 'cuando tu estés buena, además te voy a decir una cosa no puedes tener tú menos talla que la novia. Cuando estés repuesta o estés bien nosotros nos casamos'. Y es como si lo hubiera hecho en ese momento, y ya pues el día 1 de junio, pasó lo que pasó", ha continuado.

Pero, ¿dónde se encontraban Gloria Camila y José Fernando en ese momento? ¿Y Rocío y David Flores? Ojo que la hija de Pedro Carrasco ha dado TODAS las claves.

Artículo recomendado

Rocío Carrasco desvela el motivo por el que no se habla con sus hermanos, Gloria Camila y José Fernando

Rocío Carrasco desvela el motivo por el que no se habla con sus hermanos, Gloria Camila y José Fernando

"A sus hijos les vio, a sus nietos no. No quería que mis hijos tuvieran esa imagen de la yaya. Quería que se quedaran con la imagen de ella tirada en el suelo, jugando con ellos o cantando o haciéndole lentejas, que a mi hija le encantaban. No me moví del lado de ella hasta que se fue, hasta esa larga madrugada, esa eterna madrugada...", ha sentenciado con un nudo en el pecho.