Lo tuvo todo pero acabó sin nada. Raquel Morillas encadenaba los programas de televisión a su salida de Gran Hermano. Mañana, tarde y noche las pasaba en Telecinco, saltando de A tu lado a Crónicas Marcianas. Nadie quería perderse a una de las ex concursantes más recordadas -su romance con Noemí Hungría tuvo mucho que ver también-. Todo acabó antes de lo que imaginaba. El infierno del juego entró en su vida y se arruinó. Ahora, recuperada, suplica una nueva oportunidad en televisión…

Artículo relacionado

Ya no me quieres. No intereso”. Raquel Morillas se lamenta ante su incierto panorama profesional. Una de las ex grandes hermanas más recordadas, que más horas pasó en televisión, que más dinero facturó tras salir de la casa, lucha por sobrevivir. Guerrera y valiente, ha superado su ludopatía y lleva ya dos años sin jugar. No ha sido fácil pero Morillas lo ha conseguido. “Lo que ganaba, lo gastaba”, confiesa en una entrevista a El Español.

Me encantaría que me llevaran a Supervivientes pero es decisión de ellos”, explica la exconcursante. “Cuando fui hace cuestión de dos años y conté mi problema, quedaron muy contentos. Me dijeron que me llamarían al año o año y medio para contar la recuperación”. Nunca llegó. “Lo intenté y me dijeron que no les interesaba”. Desde entonces, la televisión le ha cerrado las puertas.

“Yo tengo que pagar mi hipoteca, el seguro del coche… Cuando estoy trabajando de comercial, he entrado en alguna casa y hay gente que me dice: ‘¿¡qué haces trabajando de esto!?’”. Morillas tiene claro que ha gastado mucho -“la culpa es mía, tengo unos agujeros muy grandes en las manos”- pero ya no. Ahora tan solo pide una nueva oportunidad para recuperar su vida y su profesión delante de las cámaras.

Su problema con el juego

La ex gran hermana ha llegado a perder, según sus propias palabras, 1.000 euros en una mañana. Morillas acudió a Sálvame Deluxe para contar su problema. "He vivido muy bien durante toda la época de televisión, he viajado mucho", explicaba en una de sus entrevistas en televisión. "Sabéis que he sido un poco loca y regalaba coches… me daba un poco igual. Regalaba costara lo que costara. El dinero también se ha ido ahí".