Lo que el ojo no vio. Lo que se quedó sin contar. Lo que solo los que vivieron los Oscar desde dentro pudieron presenciar. Así han narrado sus protagonistas cómo fue la noche más importante para el cine.

Artículo relacionado

Ya no nos basta con saber qué marca vistió a qué celebridad, a quién agradecieron qué premio o quién cometió el mayor patinazo visto en la historia de los galardones. Necesitamos conocer cómo lo vivieron sus protagonistas y gracias a las redes sociales esto es posible.

Alcanzar a entender cómo se arreglan en sus habitaciones de hotel, donde son maquillados, vestidos y peripuestos para una noche repleta de glamour. En cierto modo, llegar a vislumbrar el lado menos ‘chic’ de la gala. Y después ver cómo en las fiestas posteriores todos se ‘humanizan’ algo más y se convierten en criaturas terrenales, que hacen cola para comerse una hamburguesa o un buen pedazo de pizza grasienta. Ya arreglarán los excesos de la noche con un buen zumo verde detox a la mañana siguiente.

Ver cómo se desarrollan las fiestas, cómo se felicitan entre los premiados, comprobar que, a pesar de ser un mundo terriblemente competitivo, existe el compañerismo, y que las grandes estrellas también tienen un gran sentido del humor.