Aunque en un principio Kate Middleton y el príncipe Guillermo se desplazaron a su residencia de Norfolk en Anne Hall para pasar la Navidad, lo cierto es que tanto los duques de Cambridge como sus hijos han tenido que alargar su estancia en la vivienda para pasar allí el segundo confinamiento duro que está viviendo Reino Unido.

Al igual que hicieron en marzo, Kate Middleton y el príncipe Guillermo han optado por pasar el confinamiento en el lugar al que se escapan cada vez que su labor dentro de la familia real o el colegio de los pequeños, los príncipes George, Charlotte y Louis, lo permite.

Artículo relacionado

Allí, los niños pueden disfrutar al máximo en el exterior. A los príncipes George, Charlotte y Louis no les podría gustar pasar horas en los jardines de la residencia, que se ha convertido en el escenario de los juegos de los tres hermanos durante este nuevo confinamiento.

George, Chalotte, Louis, príncipe Guillermo

El príncipe Guillermo junto a sus hijos, los príncipes George, Charlotte y Louis

GTRES

Así, los más pequeños podrían pasar horas junto a sus progenitores paseando por los parajes naturales. Algo que Kate y Guillermo ya reconoció en febrero de 2020 en el podcast Happy Mum. Ante la pregunta de con qué era feliz, la duquesa respondió: “Estoy feliz cuando estoy con mi familia en el campo y todos estamos muy sucios”.

Sin embargo, esta no es la única actividad que realizan cuando no están atendiendo a clase. En otra entrevista, Kate Middleton también habló sobre lo mucho que le gustaba hacer pasteles de cumpleaños para sus tres hijos, George, Charlotte y Louis. Algo que seguro todos han hecho juntos para su aniversario, que fue el pasado 8 de enero.

Artículo relacionado

Por último, los más pequeños de la casa seguro que practican deporte en las instalaciones de Anmer Hall. La residencia cuenta con su propia piscina o pista de tenis que seguro que hace las delicias del príncipe George quien, al igual de su madre, es un gran aficionado a este deporte e incluso ha tenido la oportunidad de jugar junto a Roger Federer en el pasado.

A los hijos de los duques de Cambridge también les encanta nadar, tal y como reconoció su padre en el año 2019, cuando aseguró que eran “una familia de nadadores”.