Termina la temporada de premios para actores, actrices y directores con la alfombra roja de los Oscars. Tras su paso por España, Penélope Cruz se ha trasladado hasta Los Ángeles para cumplir una de las misiones que más nervios y emoción puede provocarle. Será la encargada, si los académicos así lo han votado, de entregarle el Oscar a Pedro Almodóvar por 'Dolor y Gloria'. Una estatuilla que traería a la mente a todos los espectadores aquel '¡Peeeeedro!' de la actriz que ya ha quedado para la posteridad. Para esta ocasión, eso sí, Penélope ha optado por el negro para subirse al escenario.

Artículo relacionado

¿Qué no daríamos para que fuese, de nuevo, Penélope Cruz quién diese el Oscar a Pedro Almodóvar? No parece que esto vaya a ser así, a juzgar por las muchas quinielas que se han ido realizando a lo largo de estas semanas, pero la posibilidad existe. La actriz ha sido la elegida para entregar el Oscar a la mejor película extranjera y seguro que por su mente no para de pasar su ya famoso grito de la última vez. Ay, ojalá todo vuelva a cumplirse...

Para esta ocasión, la actriz ha optado por un diseño en negro de Chanel tocado con dos detalles en blanco que no han dejado indiferente a nadie: una flor y un cinturón de perlas. Con un estilo nada similar al que pudimos ver en la pasada gala de los Goya, Penélope ha vuelto a ser el centro de todas las miradas. La actriz, además, ha vuelto a presumir de pelazo y de tipazo. Si es que está claro que los años no pasan por nuestros intérpretes más internacionales.

Penelope Cruz

Veinte años de ¡Peeedro!

Se cumplen ya casi veinte años desde que Penélope, acompañada de Antonio Banderas, le gritase el Oscar a Pedro Almodóvar. Mucho ha cambiado desde entonces claro. La actriz no solo ha estado nominada en repetidas ocasiones, sino que se ha llevado la estatuilla a casa y se ha convertido en una de las principales estrellas de Hollywood. Basta con verla sentada en primera fila en la última entrega de los Oscar. Penélope arrasa.