Prácticamente todos los que han estado en contacto con Olga Moreno, a excepción de Marta López, ha entonado un mea culpa tras conocer la historia de Rocío Carrasco. Lo hacía Belén Esteban a la primera de cambio y también Antonio Canales, quién llegaba a mentir en la isla ante los ojos de la mujer de Antonio David. Las idas y venidas de la hoy superviviente hacen que cualquier que termine ligado a su nombre intenta desmarcarse. Ahora, Olga ha destapado una amistad que desconocíamos: la de Kiko Rivera e Irene Rosales.

Artículo relacionado

Olga Moreno ha optado durante su concurso en Honduras por hablar de su familia. Algo que suelen hacer todos los supervivientes pero que, en su caso y sabiendo cómo está todo, resulta diferente y mucho más llamativo. Es tal el machaque de Moreno con Rocío y David Flores que incluso la propia Gloria Camila ha aconsejado a su sobrina que todo el discurso de Olga no le beneficia a ella ni tampoco a la propia Rocío Flores como colaboradora.

La mujer de Antonio David no para de desgranar aspectos de su vida, sobre todo haciendo referencia a personas que no se encuentra en la isla. En la última entrega de 'Supervivientes', Olga Moreno sacaba a la palestra una amistad que, hasta ahora, desconocíamos. “Con Kiko Rivera me fui de marcha y es más divertido...”, aseguraba desde Honduras. “Irene Rosales me encanta”. Si algo ha quedado claro es que Olga no da puntada sin hilo en sus comentarios. ¿Qué ha querido decir hablando ahora del hijo de Isabel Pantoja?

Muy afectada por su paso por el concurso

Olga Moreno se rompía al reconocer que ya no puede más. La concursante lleva ya muchas semanas alejada de los suyos y les echa mucho de menos. “Me quiero ir. Te lo digo de verdad, me quiero ir”, reconocía. Desde que alguien -todo apunta a que Sandra Pica- desvelase información del exterior, la actitud de Olga ha caído en picado. La mujer de Antonio David no remonta.