Hace apenas unos días, Kiko Rivera e Irene Rosales celebraban su cuarto aniversario de boda. Un día muy especial para ellos en el que no dejaron de regalarse palabras de amor a través de las redes sociales pero tampoco perdieron la oportunidad de hacer referencia a todos los problemas que habían solventado juntos. Pues bien, después de que la colaboradora de 'Viva la vida' compartiera con sus seguidores la preocupación por los fuertes dolores que sufre su hija Ana, una nueva tormenta está haciendo tambalear el matrimonio del Dj.

Artículo relacionado

Este miércoles, el hijo de Isabel Pantoja se veía señalado directamente por una supuesta amiga de Techi y sacaba a la luz una serie de conversaciones muy subidas de tono entre la expareja que de ser ciertas no gustarán nada a la colaboradora. Tal y como ha manifestado a 'Sálvame', los mensajes están fechados del 31 de agosto, en concreto, a las 04.51 horas de la madrugada.

Al parecer, fue Kiko quien se puso en contacto con la que fuera su pareja en 2008 porque sabía que estaba pasando por una mala racha, Techi le contestó dándole las gracias y él respondió de nuevo con un comentario fuera de tono: “Siempre seré el que te pone a 80.000 revoluciones y a 20 uñas”.

irene rosales kiko rivera

Por si esto fuera poco, el programa ha emitido un audio de Techi en la que esta habla del beneficio económico que podría sacarle a los mensajes del Dj: "¡La has cagado Kiko!". Dicha conversación terminaba con unas palabras en las que, además, hacía alusión a Irene Rosales: "La mujer no lo va a dejar porque aguanta todos los cuernos". Ha sido este comentario el que hacía estallar a Anabel Pantoja: "¡No tienes corazón, eres una desgraciada y una sinvergüenza!", gritaba.

Ante semejante información, Rivera se apresuraba a desmentirlo todo a través de un mensaje a Jorge Javier Vázquez: "Estoy muy tranquilo y con mi conciencia también, con el paso de los años la gente aprende ¿De verdad os creéis que yo le escriba a esta señorita? No le deseo nada malo a nadie”, sentenciaba. Por el momento, Irene ha preferido mantener silencio y no ha hecho declaraciones al respecto.