Tamara Falcó se ha puesto romántica en Instagram. Muy romántica. La hija de Isabel Preysler ha viajado junto a su novio, Iñigo Onieva, a Filipinas, donde se ha reencontrado con sus raíces y allí han vivido (y compartido) su noche más importante desde que comparten su vida. O, al menos, inigualable.

Artículo recomendado

Tamara Falcó muestra sus raíces a Ínigo Onieva en su viaje secreto a Filipinas

Tamara Falcó muestra sus raíces a Ínigo Onieva en su viaje secreto a Filipinas

"Cena en una playa desierta de Amanpulo con comida deliciosa, música en directo... Una postal y un recuerdo para toda la vida", ha escrito Tamara Falcó junto a un carrusel de fotografía en la que ha abierto su corazón. En las imágenes la pareja posa en un paraje idílico, bajo la luz de la luna, velas, una cena de lujo y muchos besos.

Tamara Falcó Iñigo 3

Tan arriba se ha venido Tamara Falcó compartiendo este momentazo que incluso ha subido un vídeo en el que aparece en la mesa muy cerca de Iñigo Onieva mientras le tocan una canción en directo y todos los detalles de su velada. Las imágenes han acumulado miles de likes en pocos minutos y muchos se han preguntado si Iñigo se habrá lanzado en la tierra de su futura suegra, Isabel Preysler, y en una cita tan romántica a pedirle matrimonio a su novia.

Tamara Falcó Iñigo 2

Ellos han guardado silencio sobre este asunto, pero salta a la vista que, a pesar de los rumores que siempre les acechan, están en un inmejorable momento como pareja. Tras acudir juntos a la boda de Álvaro Falcó e Isabelle Junot y que estos tuvieran el detalle de regalarle el ramo muchos pensaron que serían los siguientes en pasar por el altar. Quién sabe si el momentazo de la pedida de mano ya ha tenido lugar pero de momento la pareja está centrada en disfrutar de su amor. Y, salta a la vista, presumir de él.

Tamara Falcó Iñigo

La hija de Isabel Preysler y su novio han dado un paso más en su relación con este viaje a sus orígenes y donde ha podido hacer la presentación oficial a su familia materna. "Quizás del sitio que más se queja la gente cuando viaja a Filipinas es Manila, pero yo allí tengo mucha familia: tías, primos, que me abren las puertas de sus hogares y nos recibieron con los brazos abiertos... Me voy feliz de haber podido compartir parte de la cultura de mis raíces con Íñigo; el mejor compañero de viaje que puedo tener. Ojalá sea el primero de muchos", ha escrito emocionada.