Tras su paso por ‘Supervivientes 2020’, Rocío Flores está centrada en disfrutar del verano junto a los suyos y por supuesto su novio Manuel, de quien está muy enamorada, tal y como refleja en sus publicaciones de Instagram. La hija de Rocío Carrasco y Antonio David Flores es muy activa en la red social, donde cuenta con una gran legión de seguidores, con los que tiene mucho feedback, y a los que recurría este martes para que le resolviesen una duda.

Artículo relacionado

“¿Alguien me puede decir algún remedio casero para cuando te mareas en las curvas y tienes ganas de vomitar?”, preguntaba Rocío Flores este martes a sus seguidores a través de un vídeo en sus Stories de Instagram. “Manuel me ha traído por las curvas… y tengo un mareo y unas ganas de vomitar… Me he echado agua por el cuello y todo, pero es que no se me quita”, contaba la joven.

rocio flores
Instagram

Unas horas después Rocío Carrasco tranquilizaba a sus seguidores contando que ya estaba mucho mejor. “Gracias por vuestros mensajes”, escribía la joven junto a un corazón, mostrándose muy agradecida por la respuesta de los seguidores que trataron de ayudarle respondiendo a su consulta.

Su cambio físico tras ‘Supervivientes 2020’

El paso por ‘Supervivientes’ es una experiencia que deja huella en los concursantes, no solo por las vivencias que experimentan en un reality tan intenso, sino también a nivel físico. Las duras condiciones del concurso, donde la comida no abunda, hacen que los participantes regresen a España mucho más delgados, sobre todo los que más lejos llegan en el reality, que suele durar unos tres meses. De la edición de ‘Supervivientes 2020’ uno de los cambios físicos más llamativos fue el de Rocío Flores, que perdió 16 kilos.

La joven, que presume de tipazo en Instagram, se ha propuesto seguir cuidándose tras el reality. Además de comer de forma saludable, se somete a sesiones de maderoterapia corporal que, tal y como ella misma ha contado en su Instagram, ayuda a reducir la celulitis, activa el sistema circulatorio y sistema linfático, reafirma y tonifica, y ayuda a perder peso y volumen.