A Mila Ximénez le está costando mucho adaptarse a la convivencia en Gran Hermano VIP 7. Desde que entró en el concurso el pasado miércoles la colaboradora de Sálvame ha mostrado su deseo de abandonar la casa en varias ocasiones.

Artículo relacionado

Además el jueves le confesó a Jorge Javier que le estaba costando tener afinidad con sus compañeros debido a la diferencia de edad y a la forma de pensar. Pese a esto aseguró que tenía ganas de luchar y de darlo todo para llegar lo más lejos posible.

Pero lo peor estaba por llegar. El momento más difícil de Mila ha tenido lugar esta misma mañana, cuando ha sufrido un ataque de ansiedad. Este ha sido un fin de semana difícil para la concursante. El viernes sus compañeros lo dieron todo en una fiesta que a ella no le apetecía demasiado y las primeras discusiones han comenzado.

Mila le ha contado a sus compañeros que no ha dormido nada en toda la noche y ha recibido el apoyo de algunos de ellos. El Cejas ha sido el que más se ha preocupado por ella y no ha dudado en pedir al Súper que alguien atendiera a su compañera.

Esta noche en el debate conoceremos la última hora sobre cómo se encuentra Mila. Mientras ella está en la casa de Guadalix, fuera también ha sido protagonista. Ayer su compañera y amiga Terelu Campos habló de la complicada situación por la que pasa su relación de amistad. Un tema que quizá Mila no olvide dentro de la casa teniendo en cuenta el cariño que se tienen.