María Teresa Campos, más de actualidad que nunca tras la denuncia de su asistenta de la que te hemos dado todos los detalles en nuestra exclusiva en 'Lecturas', se sentó en el famoso sofá de Bertín Osborne en ‘Mi casa es la vuestra’ para entrevistar al cantante, aunque la presentadora también contó algunos detalles íntimos de su vida.

Artículo relacionado

En medio de una conversación distendida con el madrileño, aunque andaluz de corazón, María Teresa Campos fue capaz de sacar el lado más sensible de Bertín Osborne y se abrió en canal para hablar sobre alguno de los capítulos más dolorosos de su vida: la muerte de su primer hijo, que falleció en sus brazos, la de su madre cuando apenas tenía 60 años y para la que no estaba preparado, y la dura enfermedad de su hijo Kike, que padece parálisis cerebral.

La charla se convirtió en menos dramática cuando se sentaron en la mesa con Arévalo, que preparó una paella, y Alejandra, una de las hijas de cantante, fruto de su relación con Sandra Domecq. Con el estómago lleno, rieron y recordaron anécdotas del pasado, como las paellas sin carne pero con tinta de calamar que preparaba la mujer de Arévalo a Edmundo Arrocet, con quien mantiene una estupenda relación.

Lo que jamás hubiéramos podido imaginar es que María Teresa Campos fuera a desvelar un detalle tan íntimo, y a la vez curioso, sobre Edmundo Arrocet y su comportamiento en la cama. “Le gusta dormir con el colchón en el suelo porque dice que es bueno para la espalda”, confesó la malagueña sobre su pareja, una persona preocupada por la salud, que se cuida y apenas come carne, solo la de conejo.